Páginas vistas en total

viernes, 14 de abril de 2017

Pascua y ambiente pascual




Pascua y ambiente pascual
Mientras en Europa y en otros países del hemisferio Norte, Pascua coincide con la primavera, aquí en Centro África durante la Semana Santa caen las primeras lluvias. Después de algunos meses desde las últimas lluvias (caídas en noviembre), después de semanas de un calor muy intenso, llega finalmente la lluvia. Fuerte viento, truenos y rayos y luego agua.
En muy pocos días el paisaje se transforma: de seco y árido, aparece la hierba que empieza a despuntar, y pinta de verde el paisaje. Es un espectáculo ver cómo poca agua puede causar tanta belleza. Además de la hierba y las flores, aparecen... las termitas. Estos insectos salen (a millones)  de sus nidos de la tierra, y entonces los niños (y no solo ellos), comienzan a cazarlos: con unos siete y un poco de agua (para lavarles las alas), los preparan y recogen para comérselos después. Son un plato rico en proteínas.
Pero en estos días de la Semana Santa, de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, nuestras miradas se dirigen a lo que la liturgias nos propone.
El domingo de Ramos, comenzamos la celebración con la procesión: un poco de desorden y mucha alegría: no es difícil imaginar lo que sucedió hace 2000 años en Jerusalén, al recibir a Jesús.
El lunes los niños y adultos que  recibirán la primera comunión se confiesan. Es la ocasión para presentar este hermoso sacramento del perdón de Dios también a los catecúmenos, que el sábado por la noche recibirán el bautismo. Con ellos el martes por la tarde pasamos un poco de tiempo en oración y reflexión, para ayudarles a prepararse al gran don que van a recibir.
El miércoles por la mañana marché para Bouar, pasando por Bossemptélé y Baoro. Por la tarde me reuní con unos treinta sacerdotes de la diócesis de Bouar, y celebramos juntos las vísperas en la capilla de las clarisas. Fue una ocasión especial, porque mañana por la mañana, Jueves Santo, celebraremos la misa crismal, en la que el obispo consagra los óleos (óleo de los enfermos, el de los catecúmenos y el crisma) y los sacerdotes renuevan sus promesas. Nuestros obispo está ahora en Italia, por problemas de salud y de edad, y fue el obispo de Berberati el que presidió la ceremonia.
Es bonito ver a sacerdotes que desde hacía años (algunos desde hace casi sesenta años), viven y trabajan, con sencillez y alegría aquí en Centro África.
Inmediatamente después de la misa del jueves por mañana salí para Bozoum, donde llegué hacia las 14 horas, y a las 16 comenzamos la celebración que recuerda la Última Cena, en la que Jesús "instituyó" la Eucaristía, y lavó los pies de los apóstoles.
Hoy es el gran Viernes Santo, en el que celebramos la Pasión y Muerte de Jesús.
Estos días sagrados nos ayudan a recordar el extraordinario amor de Dios por nosotros. Mañana por la tarde cataremos: "Oh inmensidad de tu amor para con nosotros: para rescatar al esclavo, sacrificaste a tu Hijo".
Es verdad, desgraciadamente, que muchas veces conocemos la muerte, la enfermedad y las dificultades. Y aquí en Centro África no menos que en otras partes. Pero es cierto, gracias a Dios, y gracias a la muerte y resurrección de Jesús, que siempre hay un esperanza más allá de lo peor.
¡Feliz Pascua!

domenica delle Palme
dimanche des Rameaux


a caccia di termiti
à la chasse des termites






le rondini
les hirondelles

Marta, infermiera e ostetrica, prepara le croci per i Battesimi
Marta, infirmière et sage-femme, prepare les croix pour les Baptèmes




No hay comentarios:

Publicar un comentario