Páginas vistas en total

lunes, 20 de octubre de 2014

Misioneros esparcidos por 720 kilómetros… ¡y más allá!






Misioneros esparcidos por 720 kilómetros… ¡y  más allá!
Hoy es el Día Mundial de las Misiones (Domund). La Iglesia celebra esta dimensión fundamental del ser cristianos: el anunciode Jesús a todas las gentes.
Es verdad que todo cristiano, impulsado por la belleza y la alegría del propio bautismo está llamado a anunciarlo. Pero algunos lo hacen de modo especial: los misioneros.
Es un poco como lo soldados. Todos sirven a la patria... pero algunos lo hacen en primera línea. Y se arriesgan un poco más, también se sienten un poco más orgullosos.
Precisamente esta semana he podido hacer uno de mis acostumbrados viajes: Bozoum - Bossemptele - Baoro - Bouar - Bocaranga - Ngaundaye - Ndim - Bozoum (720 kilómetros). Y he podido  gozar, una vez más,  de la belleza del Evangelio y de la alegría de los misioneros.
El miércoles 15 salgo por la mañana. En Bossemptele encuentro a las hermanas carmelitas y a los padres camilos, ocupados todos en el hospital Juan Pablo II, que es el único en un radio de 200 kilómetros...
En Baoro encuentro al P. Renato, al P. Dieudonné y al P. Lionello, atentos a festejar a santa Teresa de Jesús, también ella gran misionera.
En Bouar, después de un pasar un rato con nuestros hermanos de San Elías (donde está el noviciado, con seis novicios centroafricanos y un camerunés), voy a Yolé, donde celebramos la acogida de ocho jóvenes en el último año de liceo que se preparan para entrar en el Carmelo.
También esto es misión: preparar y enraizar la Iglesia, con los jóvenes centroafricanos.
La visita a Bouar queda entristecida por una mala noticia: el domingo 12 de octubre una docena de hombres armados atacaron la Misión de Baboula (a 50 kilómetros de la frontera con el Camerún) y secuestraron al párroco, P. Mathieu (Mateusz Dziedzic), joven sacerdote polaco. Los secuestradores lo han llevado a la sabana, donde se encuentra desde hace una semana. Aquí hay otros rehenes que se encuentran en manos de los bandidos desde hace casi un mes... Los bandidos piden la liberación de su jefe, un cierto Miskine, detenido en las prisiones de Yaoundé, en Camerún, a causa de crímenes perpetrados en Camerún y en Centro África...
El viernes lo que debiera ser una carretera... para subir hacia el Norte. Fango, hierbas, baches... pero me arriesgo a pasar. Por la tarde llego a Ngaundaye, donde encuentro a los capuchinos (polacos e italianos) y a las hermanas, entre las que está Renata Dutto, paisana de Vinadio, que está aquí desde 1967... Y que, a pesar de las dificultades, los achaques y todo, sigue esperando y sembrando.
El sábado por la mañana, después de encontrar Cáritas parroquial, que está trabajando mucho para ayudar con seriedad e inteligencia a los pobres de la parroquia y a quien se encuentre en dificultad, bajo hacia Ndim. Aquí me encuentro con el P. Robert, capuchino, con el que debatimos cómo ayudar a la gente a reparar una carretera abandonada desde hace años, distribuyendo los víveres PAM. Y en Ndim encuentro igualmente a la bella comunidad de las Hermanas de la Misericordia de Savona; congolesas, ruandesas, camerunesas... Todas muy activas en las escuelas, en el dispensario, en el asilo. Es hermoso ver cómo la Misión se ocupa de todos.
Después de comer bajo a Bocaranga, donde tomo un café con el P. Robert, capuchino polaco. Aquí están también el P. Valentín y el P. Cipriano, en Centro África desde 1962 y 1960…
Finalmente, hacia las 18.30 llego a Bozoum, sin haberme quedado empantanado.
Y con numerosos testimonios de misioneros felices.



Un convoglio dell'ONU
un convoi des Nations Unies

Bouar: le strade diventano fiumi
Une route de Bouar, transformée en rivière

il Convento di Sant'Elia a Bouar
Notre couvent de Saint Elie à Bouar

è la strada... spero!
C'est la route, j'espère!




No hay comentarios:

Publicar un comentario