Páginas vistas en total

sábado, 7 de noviembre de 2015

La guerra continúa…




La guerra continúa
Desgraciadamente, después de casi tres años de los comienzo de los desórdenes en Centro África, la situación no mejora. En Bangui, especialmente, hay ataques y asesinatos, en particular entre musulmanes y no musulmanes. Cualquier incidente se convierte en causa de represalias, asesinatos, saqueos y destrucción, con tristes consecuencias para la población, que se ve obligada a huir, abandonando casa y lo poco que con su trabajo ha podido ganar, para ir a refugiarse a diferentes sitios, desde el aeropuerto a las diversas misiones e iglesias. También en nuestro convento del Carmel los refugiados, que habían disminuido hasta estar por debajo de los 2.000 en septiembre, han aumentado precisamente ahora, con los que han llegado, a una cuota de 7.400.
Son personas que huyen de los barrios vecinos, que se han convertido en zona de lucha y de saqueo.
La carretera entre Bangui y Bossemptele y para Camerún (la ÚNICA carretera por la que pueden llegar víveres a la capital, carburante y mercancías) lleva prácticamente bloqueada por espacio de más de un mes y medio...
Y esto a menos de un mes de la visita del papa Francisco (el 29 y 30 de noviembre)... No sabemos si logrará venir, y tampoco sabemos si conseguiremos que venga...
El miércoles por la tarde me puse en viaje con las nuevas hermanas de Bozoum (sor Lidia, sor Cristina y sor Anita) para acompañarlas a visitar un poco del centro de la diócesis. Hicimos una primera parada en Baoro, donde nos encontramos con los padres y hermanas que festejaban la onomástica del P. Carlos. El jueves estuvimos en Bouar, donde encontramos al obispo, a las clarisas y a varias comunidades. Tuvimos la alegría de ver al P. Mateo, un sacerdote polaco que había sido secuestrado en noviembre de 2014, y luego liberado después de unos veinte días. El viernes por la mañana, más reuniones, encuentros y compra de medicinas para el dispensario, y a primeras horas de la tarde salimos bajo la lluvia..
Las carreteras siguen empeorando: entre Bossemptele y Bozoum tardamos ya dos horas y media para recorrer 87 kilómetros...
Llegamos a Bozoum a las 19'15, a tiempo para la cena. La acogida de tantas comunidades es siempre una señal hermosa de comunión y de amor.

Moto, bidone da 200 litri, bagagli, autista e passeggero... e belle strade
sur la moto: un fut de 200 litres, des bagages, le chauffeur et un passeger... sur des routes très belles


Sr Lydie, Sr Annita et Sr Christine


Il centro per i malnutriti di Maigaro, con suor Giulia
le centre pour les malnurris de Maigaro, avec sr Giulia






No hay comentarios:

Publicar un comentario