Páginas vistas en total

viernes, 3 de enero de 2014

¡buen año a todos!









31 de diciembre de 2013
Finalmente… este larguísimo año llega a su fin. Pero no sé cómo comenzará el nuevo.
Desde el golpe de estado en marzo, todo ha sido una sucesión de violencias, saqueos, torturas y asesinatos. Y Centro África, ya entre los últimos países del mundo, ha seguido hundiéndose.
Y este último mes de diciembre ha sido durísimo.
En Bangui se habla de un millar de víctimas solo en diciembre, con una tensión que ha crecido, con musulmanes y cristianos que se oponen, no por cuestiones religiosas, sino políticas y culturales.
Aquí en Bozoum desde el 6 de diciembre vivimos una realidad particularmente difícil y hermosa al mismo tiempo. Los ataques de los antibalaka (la mayor parte son ciudadados desesperados por meses de violencias por parte de la Seleka) desde el 6 al 23 y 25 han causado unos cincuenta muertos, y la huida de mucha gente que ha abandonado sus propias casas para refugiarse en los campos o aquí en la Misión (actualmente hay tres mil doscientos, pero  han llegado hasta seis mil), o en los alrededores de las mezquitas.
Realidad difícil, porque hay que pensar en la comida, en el agua, en el orden y en la seguridad de la gente.
Pero también es hermosa: en estos días ha n nacido catorce niños aquí en la Msiión. Y hoy día hago algunas salidas en medio de la gente, sencillamente para sonreír y animarlos.
Hermosa también por el trabajo de mediación que hemos intentado, yendo a ver a los rebeldes un poco, ciertamente, por carreteras imposibles, e intentando hasta el final llevar un poquito de racionalidad y de humanidad a la gente que está en guerra. Al menos una docena de reuniones con los rebeldes antibalaka, una decena con los de la Seleka y un trabajo continuo hecho junto con los muslmanes.
Por ahora no hay resultados... quizá solo hemos conseguido retardar un poco el desastre. Si los antibalaka atacan (y son alrededor de un millar) no harán distinción entre los rebeldes de la Seleka y los muslmanes (también porque algunos han colaborado y se han aprovechado de la presencia de la Seleka aquí en Bozoum, pero muchos son inocentes). ¡Y habrá, desgraciadanete una masacre!
Hemos intentado todo lo posible. Hemos ido a encontrarnos con gente armada hasta los dientes... Hemos pedido y vuelto a pedir la presencia de los militares (o las fuerzas africanas de la MISCA, y la de los franceses de Sangariz), pero nadie parece entender el desastre que está a la vista... Temo que solo llegaremos tarde, para contar los muertos, junto a algún peridodista que dirá las cosas de costumbre, ¡DESPUÉS!
Pero aún  es tiempo. Y ahora, ¡buen año a todos!. El tiempo siempre es un espacio en el que se manifiesta la fuerza y la presencia de Dios Padre, y nos alegramos de atesorar lo que ha pasado para construir juntos un 2014 mejor. ¡Que Dios nos bendiga!
 








No hay comentarios:

Publicar un comentario