Páginas vistas en total

viernes, 13 de octubre de 2017

Refugiados. 2




Refugiados. 2
El trabajo con los refugiados continúa. Su número es bastante estable, alrededor de 3.800 personas.
El "sistema" de las ONG y Agencias de las Naciones Unidas se ha revelado bastante eficaz, y comienzan a llegar las primeras respuestas, aunque con frecuencia esto lleva mucho tiempo para resolver todas el papeleo burocrático.
Precisamente por esto es por lo que, además de las medicinas compradas, el martes compramos también dos toneladas de arroz, que distribuimos rápidamente a más de setecientas familias.
Con la Cruz Roja, se ha abierto un pequeño dispensario, que se ocupa principalmente de los refugiados que llegan, presentándose con la carta de desplazado que habíamos preparado para todo núcleo familiar.
Justamente en estos momentos estamos recogiendo las inscripciones para las escuelas y esperamos poder abrir una escuela para los refugiados a partir del lunes.
La solidaridad ha sido muy alta, quizá también porque muchos tienen en el corazón lo vivido durante casi dos meses entre diciembre de 2013 y enero de 2014, cuando estaban refugiados aquí en la misión. También el domingo hubo un magnífico ofertorio, y el movimiento San Vicente llevó comida y jabón, que los distribuimos rápidamente.
La situación en Bocaranga sigue siendo mui incierta. Ha habido una operación militar por parte de los Cascos Azules, pero tememos que los rebeldes simplemente se han alejado algunos kilómetros, para volver después dentro de algunas semanas, cuando los Cascos Azules se vayan.
El sábado por la tarde llegó asimismo a Bozoum un contingente de Cascos Azules. Tuvimos mucho trabajo para convencer a la gente para que los aceptaran, porque temen que su presencia pueda ser el preludio a una ocupación de Bozoum por parte de los rebeldes...
El martes por la mañana bajé a Bangui para recoger a nuestro superior provincial P. Javier, y a la superiora de las Hermanas indias que están en Bouar, y que tienen la intención de abrir una casa en Bangui.
El jueves por la mañana salimos antes de las 5, para llegar a Bouar hacia la una. Después de haber dejado a las Hermanas, vuelvo por fin a Bozoum, después de 600 kilómetros de carretera y once horas de conducir.
i doni della San Vincenzo


il riso di Bozoum




p.Saverio e p.Federico




viernes, 6 de octubre de 2017

3.222 Tres mil doscientos veintidós,,,





3.222 Tres mil doscientos veintidós
Siguen llegando: son centenares las personas (niños, adultos, ancianos, mujeres encintas) que huyen de lo peor. La ciudad de Bocaranga, tomada por el movimiento rebelde 3R el 23 de septiembre, está, por ahora, completamente en sus manos, y quien puede se escapa.
El sábado 3 comenzamos a hacer el censo. Con la ayuda de los delegados, elegidos por los mismos refugiados y por voluntarios de Cáritas y de otras ONG, todas las familias se presentan y se les registra sus datos, con atención particular a las niños. Insertamos los datos en el ordenador y, por ahora, son 3.222 personas, de los que 2.137 son niños.
La solidaridad de muchos se pone en marcha: unos abren las puertas de casa, otros llevan algo para comer, otros ayudan en la limpieza de las escuelas y espacios para hospedar a todos. El domingo por la mañana, en la misa, el movimiento de la Legión de María organiza rápidamente un ofertorio para los refugiados: y llegan cacahuetes, mandioca, arroz, pan, jabón, vestidos.
Muchos organismos están alertados. Y hasta de Praga, tanto de la ONG Siriri como del Ministerio de Asuntos Exteriores llegan las ayudas. Hasta un pequeño grupo de amigos italianos, reunidos para una barbacoa, hace una colecta y recoge 150 euros. ¡Hermosa generosidad!
El martes, por la mañana celebramos la misa para todos los alumnos de nuestras escuelas (materna, elemental, medias, liceo, alfabetización): una marea de niños y chicos invade la iglesia.
El miércoles por la tarde salí para Bouar. En los primeros 70 kilómetros hay 17 barreras de antibalaka, armados de fusiles y otras armas: cada 4 kilómetros poco más o menos. Naturalmente, en todas las barreras me paro, y tenemos un diálogo con estos jóvenes que dicen que quieren defender el país, pero al mismo tiempo obligan a todos a pararse y pagar algo.
El jueves por la mañana nos juntamos para la Sesión diocesana: es la anual que reúne a todas las parroquias. Este año, vista la situación, la reunión se redujo a un solo día. Pero es impresionante escuchar el testimonio de muchos padres, hermanas y catequistas en las zonas más peligrosas que testifican la presencia de Dios Padre. Casi la mitad de la diócesis está amenazada: algunas ciudades son teatro de ataques (Ngaundaye, Ndim, Bocaranga, Niem) y muchísimos huyen a zonas menos inseguras (Bozoum, Bouar).
El viernes por la mañana nos encontramos con otros párrocos, hermanas y catequistas de las zonas más golpeadas, y procuramos organizarnos para ayudar mejor. Y muchos marchan con las medicinas para curar a los refugiados.
Octubre es el mes misionero, y lo comenzamos así, con mucha pena por la pobre gente que sufre y huye. Con mucha pena por las víctimas (asesinatos, saqueos, violencias). Con mucha pena por los grupos armados, autores de todo esto. Y con mucha pena también por quien podría y debería hacer algo y no lo hace.
 


i doni dell'offertorio per gli sfollati



Alzabandiera al Lycée St Augustin

Messa per gli alunni




I medicinali per gli sfollati
Les médicaments pour les déplacés




sábado, 30 de septiembre de 2017

San Miguel y aires de guerra



Gauthier con la carrozzina nuova
Gauthier


San Miguel y aires de guerra
El domingo celebramos, con algunos días de anticipación, la fiesta del patrono de la parroquia de Bozoum, San Miguel Arcángel.
Precedida por una par de días de preparación, la fiesta de San Miguel es un momento especial para nuestra parroquia, que se detiene para reflexionar en sus propios orígenes y a confiar en el poder y protección de Dios.
El sábado por la tarde atravesamos el barrio de la misión con la estatua de San Miguel en procesión, con mucha gente que rezaba y cantaba.
El domingo por la mañana, misa solemne a las 8'30: mucha gente, una intensa oración y cantos y danzas. Inmediatamente después de la misa, hubo la final de algunos partidos de fútbol y de baloncesto. A las 12'30 comida (matanga) con los catequistas, los responsables de varios grupos y todo los que de un modo u otro se prestan a ayudar a la parroquia.
El día de fiesta, sin embargo, queda quebrado por un velo de preocupación: el día anterior, sábado 23, la ciudad de Bocaranga ha sido asaltada de nuevo por los rebeldes del grupo 3R (área Seleka), obligando de este modo a la gente a huir. La intención de los rebeldes es la de ocupar la ciudad, y no parece que tengan intención alguna de marcharse pronto. Su llegado desencadenó el pánico y la huida general. Hubo muertos, asesinados por los rebeldes, y todo sucedió bajo la mirada de los Cascos Azules, que les han dejado hacer.
Mucha de la gente que huía llegó aquí a Bozoum: 125 kilómetros de carretera, y muchos hicieron el trayecto a pie. La preocupación de la guerra vecina se une al sufrimiento de ver miles de personas que han perdido todo.
En estos días estamos organizando su presencia. Mañana por la mañana, sábado, comenzaremos el censo, familia por familia, de forma que tengamos las cifras que nos permitan entender cómo intervenir. Se necesitan casas, comida, medicinas, escuela, utensilios de cocina... Pero se necesita PAZ, sobre todo. Una necesidad (casi) muy distinta.





P.Matteo



Osso di elefante
Un os d'éléphant

Riunione rifugiati
Réunion déplacés

Rifugiati di Bocaranga a Bozoum
Déplacés de Bocarnga à Bozoum