Páginas vistas en total

sábado, 8 de diciembre de 2018

1° de diciembre y sus alrededores





1° de diciembre y sus alrededores
El 1° de diciembre, en Centro África, es la Fiesta Nacional por excelencia. La fecha recuerda la proclamación  de la República, en 1958 (la independencia llegaría dos años después, en 1960).
A la fiesta le precede un mes de preparación, en particular por el desfile. Dos o tres veces por semana, toda la ciudad ( y todas las ciudades) son bloqueadas para permitir a las escuelas y a las diversas asociaciones hacer las pruebas para este momento.
Finalmente llega el día de la fiesta. La víspera está normalmente reservada a la oración, en la que participan todas las autoridades. El viernes 30 de noviembre (aniversario, entre otras cosas, de la visita magnífica del papa Francisco a Centro África, en 2015) nos reunimos un una iglesia completamente llena, y estuvimos rezando con fe por el país, probado últimamente por la guerra.
Los obispos habían invitado a los cristianos y a hombres y mujeres de buena voluntad, en todo el país, "a abstenerse de la festividad del 1º de diciembre". Fue una decisión histórica, nunca tomada en 60 años, para recordar a todos la gravedad de la situación: más del 80% del país está en manos de grupos rebeldes, y en las últimas semanas ha habido numerosos ataques a civiles (en Alindao, el 15 de noviembr,e fueron asesinadas al menos 72 personas, entre ellas dos sacerdotes, y destruido el episcopado y quemado el campo de refugiados de la catedral, que albergaba a 26.000 refugiados).
La decisión de los obispos encontró mucha acogida y participación por parte de muchísima gente. Pero el Gobierno ha tomado esta decisión como una afrenta e insulto, y la tensión ha sido bastante alta en todas partes.
En Bozoum, como en muchas ciudades, las festividades han sido pasadas al viernes (porque el Prefecto tenía otros compromisos...), pero la llamada de los obispos ayudó mucho a preguntarse qué hacer para que el país volviera a la paz.
Mientras tanto, en Bozoum, recibimos a nuestro superior provincial, el P. Javier, que está de visita. Bajé con él, el jueves, a Bouar, donde el viernes nos encontramos con todos los padres carmelitas que trabajan en Centro África (8 italianos, 8 centroafricanos y 1 camerunés).
Hoy, 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, en Bouar San Elías, vivimos un momento de gran alegría: un joven centroafricano, fr. Miguel, hace la profesión solemne. Se trata de la promesa y compromiso de vivir, durante toda la vida, en castidad, pobreza y obediencia.
Es un bonito momento, y oramos por su fidelidad y por todo el trabajos de los carmelitas en Centro África.



pastori Peul






fr Michael





lunes, 3 de diciembre de 2018

Centro África de luto





Centro África de luto
En estas semanas hemos tenido grandes problemas con la conexión a internet. Nuestro sistema, que se apoya en un satélite, ha saltado, y la conexión con los operadores telefónicos funciona con a cuentagotas...
E estas semanas me he desplazado con frecuencia, por diversas responsabilidades.
El viernes bajé a Bangui, para volver a Bozoum el día siguiente, junto con el P. Javier, nuestro superior provincial, y con el P. Pablo Arosio, que está de visita por primera vez en nuestras misiones. Una vez llegado a Bossemptele, a 300 kilómetros de Bangui, mi coche se paró... y no ha querido seguir adelante: se rompió la transmisión. Los hermanos de hábito de Baoro fueron a ayudarnos y conseguimos seguir el viaje.
El domingo celebramos la misa en lo alto del Monte Binon, que está sobre Bozoum, con ocasión de la fiesta de Cristo Rey.
Ahora estoy escribiendo desde Bocaranga, donde estoy de paso. después de una visita a las misiones de Bouar, Bocaranga, Ndim y Ngaoundaye. Acompañé a Bocaranga a Pedro y a su mujer, que fueron aquí a la escuela antes de ser catequista. Estoy aquí porque la Cáritas alemana nos ayuda a mantener las escuelas de la zona (65 escuelas y 250 maestros), con una recompensa de unos 22'5 euros para cada profesor.
La zona es difícilmente accesible; el principal problema es la presencia de banda rebeldes, que encontré a lo largo de toda la carretera. Gracias a Dios no me pararon, pero el viaje resultó bastante tenso.
En estos días los obispos de Centro África han tomado una decisión histórica: han pedido a los cristianos y a las perdonas de buena voluntad que no tomen parte en las fiestas del 1 de diciembre (la fiesta nacional). La decisión es grave, porque el país está de luto (en Alindao la semana pasada hubo al menos 72 víctimas, entre ella dos sacerdotes) a causa de los continuos ataques, y no es justo hacer festejos cuando el 80% del países está bajo control de los rebeldes.









Ngaoundaye

I Caschi blu - MINUSCA




RIBELLI vicino a Nagoundaye
les Selekas près de Ngaoundaye




viernes, 23 de noviembre de 2018

40 años de la diócesis



Missionari Cappuccini a Ngaundaye, anni 60: sotto, da sinistra P.Cipriano, ??, P.Agostino Delfino,e sopra P.Mansueto, p.Armando Gianni e p.Massimiliano



40 años de la diócesis
El 19 de noviembre de hace ya 40 años, nacía la nueva diócesis de Bouar, son la consagración del nuevo obispo, el capuchino P. Armando Gianni.
La diócesis de Bouar nacía de la de Berberati, que era enorme. El P. Armando Gianni había llegado a Centroáfrica en 1964, con 25 años. Era párroco de Bozoum, cuando llegamos nosotros los Carmelitas e, inmediatamente, había sido enviado más al norte, a Ngaoundaye.
La creación de una diócesis es una misión muy comprometida, y el obispo tiene mucho que hacer, creando algunas nuevas parroquias, una escuela para los catequistas, el seminario, construyendo una nueva catedral, y animando mucho a los misioneros en la apertura de escuelas y dispensarios.
Después de haber llevado durante 38 años la diócesis, Mons. Armando Gianni se ha retirado a Italia, y desde el 11 de febrero de este año tenemos un nuevo obispo, Mons. Mirek Gucwa, polaco.
Un pueblo, una familia, una persona: todos necesitamos hacer memoria de nuestras raíces. Por esto hemos querido celebrar solemnemente los 40 años de nuestra diócesis.
Salimos cincuenta y dos personas de Bozoum el miércoles en camión: catequistas y representantes de los diferentes movimientos de la parroquia, para participar en la gran "Conferencia". También las otra doce parroquias de la diócesis estaban presentes, durante tres días de reflexión, oración y catequesis. Y de memoria: muchos "viejos" misioneros u misioneras han dado su testimonio, junto con algunos matrimonios y algunos catequistas. Es bonito ver este tesoro de fidelidad a Dios y a los hermanos de muchas personas. Hay misioneros aquí desde hace 58 años.
Fui a Bouar el jueves por la tarde, y el viernes por la mañana celebré en la catedral. Luego de Bouar marché hacia el norte, a Bocaranga. Aquí estamos comenzando un proyecto, como Cáritas, para esta zona muy castigada por la guerra. Hay muchos rebeldes en la zona, y muchos peuls, nómadas ganaderos, que se convierten en piezas en un juego de guerra más grande que ellos.
Gracias  a Dios, pude llegar a Bocaranga sin encontrar malos encuentros. El proyecto ayudará a las personas con mayor dificultad a reconstruirse la casa, a comenzar con algo de ganado y a trabajar.
Por la tarde volví a Bozoum, después de casi 400 kilómetros.
El domingo celebré las misas en la parroquia, pero por la tarde fui a Baoro, donde el día siguiente hemos tenido una reunión sobre la economía de nuestras cinco casas (Bouar San Elías, Yolé, Baoro, Bozoum y Bangui). Prácticamente vivimos gracias a las ayudas que nos llegan, con frecuencia de muchas personas sencillas, generosas y con el corazón abierto.
Partenza da Bozoum
le départ de la délégation de Bozoum


Catechesi, Parrocchia di Fatima, Bouar

P.Valentino, P.Cipriano, P.Pio, P.Matteo


Offertorio
Offertoire


P.Valentino, in Centrafrica dal 1962


Bocaanga, Scuola dei Catechisti, con Flavio Queller (a sin), verso il 1980
Bocaranga, école des Catéchistes, avec Flavio Qoeller (à gauche) vers 1980

Arrivo delle suore Clarisse a Bouar, maggio 1961
Arrivée des Soeurs Clarisses à Bouar, vers 1961

Mgr Armando Gianni e don Adriano, Wantigera, verso il 1998
Mgr Armando Gianni et l'abbé Adriano, Wantigera, vers 1998

Bozoum, matrimonio di Thomas Gbanou, verso il 1980
Bozoum, mariage de Thomas Gbanou, vers 1980

P.Carlo e sr Biagina, Baoro, verso il 1975-77
P.Charles et sr Biagina, Baoro, vers 1975-77



viernes, 16 de noviembre de 2018

Madagascar 3





Madagascar 3
De nuevo estoy en Casa, en Bozoum.
Salimos de Madagascar la semana pasada. La reunión con los responsables del Carmelo en la África francófona terminó el viernes por la mañana. Por la tarde fui a visitar a sor Ernesta, carmelita, que ha trabajado durante mucho tiempo en Centro África. Enferma desde hace años, la saludé en sango y respondió sonriendo. Pasamos un poco de tiempo juntos, hablando de la Misión y de la parroquia de Baoro, donde había trabajado durante bastante tiempo como enfermera. Los días que he pasado en Madagascar me han permitido reunirme con las otras hermanas Carmelitas de Turín, que han trabajado mucho en Centro África. Es bonito volver a vernos, y me agrada pensar en el trabajo que han llevado a cabo como en un gran tesoro.
El sábado por la mañana salimos con algunas hermanas hacia el este de la isla, a 160 kilómetros de Antananarivo. La carretera sube hasta los 1600 metros, a través de un paisaje montañoso. Es impresionante ver que todos los espacios disponibles están cultivados. En cuanto hay un poco de terreno llano, la tierra está cultivada, sobre todo con arroz. Precisamente en Madagascar surgió una técnica para el cultivo del arroz, que hemos introducido en Bozoum. Alrededor de los años 60 un padre jesuita, P. Henri de Laulanie, puso a punto esta técnica (que prevé trasplantar la pequeñas plantas de arroz pocos días después de una semana –en lugar de semanas–, con una sola planta por hoyo, a distancias muy precisas) que permite al arroz producir mucho más que las técnicas tradicionales. Es con esta técnica con la que en Bozoum algunos agricultores llegan a producir 11 toneladas de arroz por hectárea (cuando la media es de unas 2-3 toneladas, y en Italia es de 5-6 toneladas.
Hacia las 11 llegamos a Andasibe, en plena selva. A pesar del poco tiempo, pudimos visitar una parte del parque. La vegetación es impresionante. Y los animales también. En particular, pudimos ver cocodrilos, desde cierta distancia... Y los famosos lemures: una especie de monos, que viven exclusivamente en Madagascar. Nada más pasar un riachuelo llegamos a la zona donde viven y vinieron a nuestro encuentro. Mientras me ocupaba de situarlos para sacarlos una foto, uno de  ellos trepó y se me subió a la espalda.
Después de la visita fuimos a las carmelitas de Turín, que nos acogieron muy fraternalmente. Aquí nos encontramos con sor Miguela, que también estuvo durante muchos años en Centro África. Comimos juntos; fue una alegría el compartir los recuerdos, pero también hablar de todo los que está sucediendo en Centro África, y sufrir y alegrarnos juntos.
Por la tarde volvimos a Antananarivo, y el domingo después de comer salí para llegar a Bangui el día siguiente. En Nairobi encontré a Marta Scarzella, una joven voluntaria de Génova, que había estado en Bozoum durante tres meses el año pasado. Ahora trabaja en Tanzania (es matrona) y viene durante algunas semanas al paraíso de Bozoum.