Páginas vistas en total

viernes, 21 de abril de 2017

Pascua de 2017







Pascua de 2017
El Sábado Santo es un día especial, que me gusta mucho: la espera de la resurrección, llena del dolor del Viernes Santo, y llena de la esperanza del Resucitado.
El sábado por la mañana comienzan las primeras lluvias. Pero esta vez es en serio. Lleva lloviendo sin parar desde las 6 a las 11, y la llanura de Bozoum, por la parte de abajo. está inundada.
Por la tarde nos preparamos para la gran Vigilia, que comenzamos a las 16'30 (y terminamos a las 21'15). Hubo mucha gente esperando los bautizos.
Comenzamos con la bendición del fuego, y luego entramos en la iglesia, oscura, con el Cirio Pascual. Y sigue la explosión de alegría con el canto del Exultet, un himno antiquísimo que anuncia la resurrección de Jesús.
Después de las lecturas, llega el gran momento de los bautizos: más de cien, entre niños, jóvenes y adultos. Es una gran bendición para la Iglesia y para el mundo. Muchos recibieron el bautismo conmovidos, otros con un poco más de calma, pero para todos y para toda la comunidad es un auténtico momento de fiesta. Cuando entran en la iglesia con el vestido blanco, toda la asamblea canta: "I so kwe, Nzapa a sukula i awe, i yu Christ tongana Gbya ti i awe" ("Todos vosotros, lavados en el bautismo, habéis sido revestidos de Cristo vuestro Señor").
Acabada la misa, cada uno vuelve a su casa y mientras bajan a la ciudad, se oyen los cantos que encienden un poco todo. Poco a poco la ciudad se llena de cantos, que durarán durante toda la noche y todo el día de Pascua.
Al día siguiente por la mañana nos volvemos a juntar para la misa solemne a las 8'30. Los bautizados se encuentran todos allí, hermosos y esplendentes.
Después de la misa vuelven a casa, acompañados por los amigos y familiares y por los coros de su sector. Es una fiesta de colores, de cantos, de alegría.
Alegría que continúa durante toda la semana, la Octava de Pascua. Durante esta semana los bautizados acuden todos los días a misa, a las 6'00 horas, alegres con su vestido blanco, pero más alegres por su nueva dignidad de hijos de Dios.


Inondazione a Bozoum
l'inondation de Bozoum, la veille de Paques









Panorama della piazza della chiesa dopo la Messa Pasquale
Panoramique de la place de l'église, après la Messe de Paques






viernes, 14 de abril de 2017

Pascua y ambiente pascual




Pascua y ambiente pascual
Mientras en Europa y en otros países del hemisferio Norte, Pascua coincide con la primavera, aquí en Centro África durante la Semana Santa caen las primeras lluvias. Después de algunos meses desde las últimas lluvias (caídas en noviembre), después de semanas de un calor muy intenso, llega finalmente la lluvia. Fuerte viento, truenos y rayos y luego agua.
En muy pocos días el paisaje se transforma: de seco y árido, aparece la hierba que empieza a despuntar, y pinta de verde el paisaje. Es un espectáculo ver cómo poca agua puede causar tanta belleza. Además de la hierba y las flores, aparecen... las termitas. Estos insectos salen (a millones)  de sus nidos de la tierra, y entonces los niños (y no solo ellos), comienzan a cazarlos: con unos siete y un poco de agua (para lavarles las alas), los preparan y recogen para comérselos después. Son un plato rico en proteínas.
Pero en estos días de la Semana Santa, de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, nuestras miradas se dirigen a lo que la liturgias nos propone.
El domingo de Ramos, comenzamos la celebración con la procesión: un poco de desorden y mucha alegría: no es difícil imaginar lo que sucedió hace 2000 años en Jerusalén, al recibir a Jesús.
El lunes los niños y adultos que  recibirán la primera comunión se confiesan. Es la ocasión para presentar este hermoso sacramento del perdón de Dios también a los catecúmenos, que el sábado por la noche recibirán el bautismo. Con ellos el martes por la tarde pasamos un poco de tiempo en oración y reflexión, para ayudarles a prepararse al gran don que van a recibir.
El miércoles por la mañana marché para Bouar, pasando por Bossemptélé y Baoro. Por la tarde me reuní con unos treinta sacerdotes de la diócesis de Bouar, y celebramos juntos las vísperas en la capilla de las clarisas. Fue una ocasión especial, porque mañana por la mañana, Jueves Santo, celebraremos la misa crismal, en la que el obispo consagra los óleos (óleo de los enfermos, el de los catecúmenos y el crisma) y los sacerdotes renuevan sus promesas. Nuestros obispo está ahora en Italia, por problemas de salud y de edad, y fue el obispo de Berberati el que presidió la ceremonia.
Es bonito ver a sacerdotes que desde hacía años (algunos desde hace casi sesenta años), viven y trabajan, con sencillez y alegría aquí en Centro África.
Inmediatamente después de la misa del jueves por mañana salí para Bozoum, donde llegué hacia las 14 horas, y a las 16 comenzamos la celebración que recuerda la Última Cena, en la que Jesús "instituyó" la Eucaristía, y lavó los pies de los apóstoles.
Hoy es el gran Viernes Santo, en el que celebramos la Pasión y Muerte de Jesús.
Estos días sagrados nos ayudan a recordar el extraordinario amor de Dios por nosotros. Mañana por la tarde cataremos: "Oh inmensidad de tu amor para con nosotros: para rescatar al esclavo, sacrificaste a tu Hijo".
Es verdad, desgraciadamente, que muchas veces conocemos la muerte, la enfermedad y las dificultades. Y aquí en Centro África no menos que en otras partes. Pero es cierto, gracias a Dios, y gracias a la muerte y resurrección de Jesús, que siempre hay un esperanza más allá de lo peor.
¡Feliz Pascua!

domenica delle Palme
dimanche des Rameaux


a caccia di termiti
à la chasse des termites






le rondini
les hirondelles

Marta, infermiera e ostetrica, prepara le croci per i Battesimi
Marta, infirmière et sage-femme, prepare les croix pour les Baptèmes




sábado, 8 de abril de 2017

Una semana tranquila… ¿o no?





Una semana tranquila… ¿o no?
Pensaba (esperaba, soñaba) estar un poco tranquilo en Bozoum, después de varios viajes de las últimas semanas, pero el miércoles por la mañana tuve que ponerme en camino para Bouar. Por fortuna, la carretera era directa, lo que me permitió evitar la larga (dos horas en lugar de cinco, y 105 kilómetros en lugar de 250).
A la vuelta me encontré con una agradable sorpresa. En estos días ha habido algunas lluvias (que entre otras cosas, ha causado la caída de alunas paredes en Bouar, afortunadamente sin víctimas), y la naturaleza vuelve a florecer: la hierba crece y los insectos se multiplican. A lo largo de la carretera he encontrado muchos pájaros que comían (generalmente halcones y gavilanes), nunca había encontrado decenas de pájaros de una especie que jamás había visto. Luego descubrí que se trataba de Cigüeñas de Abdim, blancas y negras, muy elegantes.
Ayer, viernes, comenzamos la peregrinación de los jóvenes: eran unos 500. Después de un par de días de reflexión y preparación la semana pasada, esta fue la peregrinación: dos días de camino, hasta Taley, un poblado a 49 kilómetros de Bozoum.
El viernes comenzamos con un momento de oración en la iglesia, y luego seguimos el camino. Hacía calor (mucho), pero caminamos deprisa. A los cinco kilómetros nos paramos para reunir el grupo, y volvimos rezando el rosario y el vía crucis y cantos...
Después de tres horas de camino llegamos a Betara, a unos 18 kilómetros, un poblado donde hay una escuela nuestra, una pequeña capilla y una bomba para sacar agua.
Aquí los peregrinos pasaron la noche. Yo me volví a Bozoum. El sábado me levanté a las 4'00, para recoger el pan, y hacia las 5'00 estaba ya en Betara. Y estaban todos despiertos, y las cocineras distribuyeron el desayuno (café o té y dos panes).
A las 6'50 volvimos a caminar. La primera hora la pasamos en oración, entre el rosario y los cantos, y después continuamos. El sol... hoy ya era especialmente fuerte (creo que estábamos a unos 38º) y nos obligó a pararnos algunas veces. Unos diez kilómetros antes de la llegada la parroquia que nos acogía había organizado un pequeño comité de acogida, y andando poco a poco se nos iba juntado gente de los poblados y se nos unía, o simplemente nos observaba, y ponía los ojos en los árboles del mango, temiendo un saqueo...
Finalmente, a las 12'30 llegamos a Taley. Estábamos muy cansados, pero por la tarde prometía estar llena: lavarse, comer, celebrar la misa y las confesiones y... por descontado el partido de fútbol y los bailes...
La vida es una larga peregrinación.

il muro crollato alla Yolé
le mur écroulé à la Yolé

la Cicogna di Abdim
la cigogne d'Abdim

Via Crucis: la morte di Gesù
Le chemin de Croix: la mort de Jésus

Arrivo a Betara
L'arrivée à Betara

Gauthier


preparativi per la notte a Betara



Sabato, una pausa sulla strada
Samedi, une pause sur la route

l'accoglienza dei cristiani sulla strada
l'accueil des chrétiens sur la route


enfin à Taley


arrivato...
arrivé...

sábado, 1 de abril de 2017

Kilómetros y fronteras


cappella di Maigaro


Kilómetros y fronteras
En estos días (y en estos meses), he recorrido muchos kilómetros.
El sábado por la mañana, 25 de marzo, salí de Bouar con los PP. Justino y David (superior provincial y procurador de la Misión) y llegamos  a Bozoum hacia mediodía.
El domingo fue bastante tranquila. Después de la misa me reuní con un centenar de catecúmenos, que en Pascua recibirán el bautismo, para una catequesis. Durante este año las lecturas son muy interesantes porque desde los primeros tiempos de la Iglesia fueron elegidas para ayudar a los catecúmenos para prepararse a la preparación del bautismo.
Después de comer nos reunimos con a algunas hermanas de Bouar, Baoro, Bossemptélé y Nagaundaye, para un par de días de formación sobre el método "aprender jugando", y el lunes ya estaba en clase con los alumnos de primaria elemental, para entender mejor este método.
El lunes volví a tomar la carretera para Bouar. En nuestro seminario de Yolé se encuentran los padres de los chicos, para unos tres días de formación y de encuentro.
El martes por la mañana marchamos hacia Camerún, siempre con los PP. Justino y David. A pesar de que todavía no he encontrado el permiso de circulación del coche... conseguimos pasar la frontera (y en ninguna de las sesenta barreras que hay entre la ida y la vuelta no me la pidieron...).
Solo hicimos una parada en Garoua Boulay, donde encontramos a Yusuf, un amigo que tuvo que escapar de Bangui en 2013, por ser musulmán. Por la tarde seguimos hasta Dimako. donde fuimos recibidos por las Hermanas Carmelitas del Niño Jesús. Es la misma congregación que trabaja con nosotros en Praga. Nos acogieron con alegría, también porque están un poco aisladas, y una visita, aquí en África, siempre es una fiesta.
El miércoles por la mañana llegamos a Yaoundé, a unos 800 kilómetros de Bouar. También aquí tuvimos re encuentros, reuniones, discusiones, pero sobre todo la alegría de volver a encontrarnos con los hermanos de hábito.
Después de haber dejado a los PP. Justino y David en el aeropuerto, el viernes por la mañana a las 5'30, volví a Centro África. Tuve un pinchazo y el neumático de repuesto se deshinchó... lo que me obligó a una larga parada en Bertoua, donde algunos amigos musulmanes me acogieron y se ocuparon de la reparación. Volví a salir a las 14 horas y tuve que correr porque la frontera cierra a las 18'00, logré pasar a las 17'46, casi a tiempo de que cerraran.




riunione del Provinciale e p.Davide con i 4 novizi


le suore di Bozoum

école Bakanjia. Riunione-formazione dei direttori


raduno genitori, Yolé



Yussuf e il pollaio di Garoua Boulay


le suore Carmelitane di Gesù Bambino a Dimako



Yaounde

i ribelli a 20 km dalla frontiera, a Zoukombo