Páginas vistas en total

jueves, 13 de septiembre de 2018

Hermanas y hermanos




Hermanas y hermanos
Sé que más de uno ha estado preocupado por mi silencio en relación con el blog. No ha habido ningún problema en particular, sino solo el hecho de que el jueves, el día en normalmente escribo los textos, estaba de viaje a Bangui.
Entre otras cosas, pude saludar al secretario de la Nunciatura, don David Charters, que sal de Bangui después de cuatro años, para llegar a su nuevo destino: la representación del Vaticano en las Naciones Unidas.
A Bangui fui por un acontecimiento muy importante, que esperaba con impaciencia: el viernes por la tarde, llegó mi hermana Marisa, con su marido Flavio. Habían estado aquí en 2008, y volvían ahora, trayendo el afecto de mi familia y de muchas personas que aman Bozoum y Centro África. Con ellos llegó asimismo Suzanne, la madre de Hipólito (el joven de Bozoum que está en Italia por problemas de salud), después de haber pasado casi un mes en Italia, en Savona, con su hijo, y Manuela, Florencio, Daniela y Alejandra que lo han estado acogiendo.
El sábado por la mañana salimos para Bozoum. Las carreteras siguen cada vez peor. En la parte asfaltada (asfaltada en teoría, porque la mitad de los 300 kilómetros es una gimkana entre un bache y otro), hay cinco estaciones de peaje: es para no creerse que se pague para el mantenimiento de la carretera, que jamás ha estado asfaltada. En la pista que de Bossemptele lleva a Bozoum (87 kilómetros) están previstos trabajos de reconstrucción. Inaugurados con gran pompa con la presencia del primer Ministro, después de diez días la empresa ha allanado casi 200 metros de carretera. La única excavadora presente ya está estropeada, y no queda más que esperar, siguiendo saltando de un hoyo a otro.
En estos días estamos preparando la apertura de las escuelas. He puesto a trabajar a Marisa y Flavio, y están imprimiendo algunos libros para nuestro liceo.
El martes por la tarde entró un joven a hablar conmigo. Es unos de los jefes de los antibalaka (las milicias armadas que desde 2013 ha atacado a los rebeldes de la Seleka y también a los musulmanes): ha estado siete meses en prisión en Bangui, y ha vuelto a Bozoum. Quiere cambiar de vida. Ha reemprendido el trabajo de los campos, y a vivir con su mujer y sus niños. ¿Pues pedir una oración por él?


good-bye don David


2 camion e 1 ruspa per riparare 90 km di strada...
2 camions et 1 niveleuese pour reparer 90 km de route

strada o fiume?
route ou rivière?






le fondamenta della chiesa di Bozoum
les fondations de l'église de Bozoum

Preparazione dei libri di scuola
préparation des manules d'école






viernes, 31 de agosto de 2018

¡Adiós, SIRIRI!




¡Adiós, SIRIRI!
Con el fin de semana,  llegó también al fin la sesión de formación de los maestros. Los 200 de Bozoum y los 50 de Bouar han podido, durante seis días muy intensos, conocer mejor el nuevo método "Aprender jugando", que la ONG SIRIRI. ORG de Praga ha desarrollado y propuesto.
Comenzando con cinco sencillas sesiones de base (demostración, enseñanza práctica y útil, cooperación, reflexión y evaluación), el método desarrolla en los niños de las escuelas elementales la capacidad de comprender. de reflexionar y de aprender con seriedad. El sistema educativo en Centro África está paralizado por el alto número de los alumnos y pocos maestros (clases de 100, 200 y 300 niños), pero también por una enseñanza que se basa mucho en el estudio de memoria. También la lectura queda sustituida con frecuencia con el aprendizaje de memoria. Junto a los cinco principios, el método "Aprender jugando" prevé, para los primeros años de escuela, el uso no del francés, sino de la lengua materna, el sango. Esta innovación (prevista pero no aplicada por la Ley de Educación de 1997) permite a los niños aprender a leer fácilmente, y pasar luego del francés sin demasiadas dificultades.
Las sesiones de formación de Bouar y Bozoum, concluyeron el sábado. Faltan pocas semanas para el comienzo de las escuelas y los 250 maestros han marchado cargados de entusiasmo. Para muchos será una novedad. Para otros, al contrario, se tratará de continuar, después del primer curso elemental, acompañar a los niños, ayudándolos a pasar del sango al francés.
El domingo, día de descanso para los catorce amigos de SIRIRI:ORG ) Alice, Anežka, Barbora, Charlotte, Fabrice, Guillaume, Jana, Julie, Lenka 1  et Lenka 2, Mirka, Nicolas, Sophie, Thameur) que han venido de Praga y de Francia para las sesiones de formación. Por la tarde los acompañé a visitar los campos de arroz, que están en plena producción.
El lunes los acompañé a Bangui. Al día siguiente visitamos San Pablo, la iglesita sobre la ribera del río Ougangui, donde en 1894 llegaron los primeros misioneros. El río, en plena estación de lluvias, está impresionante, y por la otra parte se ve el Congo.
Por la tarde los acompañé al aeropuerto ¡Adiós, SIRIRI!



fine della formazione
fin de la session de formation à Bozoum



visita alle risaie di Bozoum
Visite au Centre Rizicole de Bohoro

 


Bangui, di fronte al fiume Oubangui


Oubangui à Bangui


Messa alla Nunziatura
Messe à la Nonciature


avanzamento lavori a Bozoum
l'avancement des travaux à Bozoum







viernes, 24 de agosto de 2018

Workin’Bozoum.2

orchidee a Bozoum

Workin’Bozoum.2
A pesar de que la temporada de lluvias en Centroafrica esté al tope, las actividades no frenan.
El sábado 18 de agosto se concluyeron las dos semanas de formación para chicas y chicos de nuestro Liceo que acaban de conseguir el bachillerato. Hemos terminado con una mañana de reflexión sobre "Workin'Bozoum" y acerca de las posibilidades de crear desarrollo, empresa y riqueza en el sentido más amplio del término: no solo dinero, sino vida, trabajo, pasión, creación, servicio… Los grupos hicieron un rico análisis de lo que existe, de lo que falta, intentando lanzar unas ideas. Se analizaron cuatro sectores: trabajo, Caja de Ahorros, agricultura, iniciativa empresarial.
El domingo, después de celebrar las dos misas, me puse en viaje para Bouar para acompañar a los cuatro formadores de la ONG checa Siriri. También en Bouar por primera vez habrá una tanda de formación para profesores con el método "Aprender jugando".
El lunes, al mismo tiempo, comenzamos la formación en Bouar (50 maestros) y Bozoum (220 maestros). Es un trabajo complejo que necesita muchas energías y empeño (y dinero); pero los niños de las escuelas que emplean este método aprenden rápidamente a leer y escribir y a reflexionar.
Mientras, la construcción de dos aulas para nuestro Liceo St. Augustin sigue. Hemos terminado los cimientos y hecho el pavimento; ahora comenzamos a levantar las paredes.
El miércoles he vuelto a Bouar para ver como procede la formación de los profesores y visitar nuestro Seminario de la Yolé.
Hoy despiden a Mario Mazzali. Después de tres meses de trabajo (de mucho trabajo), vuelve a su familia en Italia. Es un trabajador incansable, muy preparado y muy exacto en muchísimos ámbitos: mecánica, torneado, electricidad, electrónica, hidráulica. ¡No para nunca! ¡Es un gran ejemplo para todos nosotros!

Workin'Bozoum

apertura formazione a Bozoum
ouverture formation à Bozoum




 
formazione a Bouar
formation à Bouar

Mario Mazzali




le aule scolastiche in costruzione
les salles de classe en construction



viernes, 17 de agosto de 2018

Gente de paso



Alba "on the road"


Gente de paso
A pesar de la inseguridad, la lejanía y otras características que no son muy requeridas para una localidad turística, a Bozoum siempre hay gente de paso.
En estas últimas semanas hemos recibido a padre Marco Pesce, hermano mellizo de padre Matteo, que en estos días celebra su primer año en Bozoum. Padre Marco trabaja en Arenzano, en nuestro seminario, y en esta ocasión ha podido volver a visitar la misión y los hermanos, compartiendo con nosotros la hermosura del trabajo pastoral.
El domingo por la tarde salí para Bangui, pasando también esta vez por Bouar. La carretera es más larga de la que pasa por Bossemptele (unos 600 kms, en lugar de "solo" 400); sin embargo, no solo está mejor, sino que me permite visitar las comunidades de Bouar (Yolé y St. Elie) y Baoro.
Llego a Bangui en la mañana del martes, acompañado por Maria Cottone, que en pocos días vuelve a Italia después de visitar (y trabajar con aguja e hilo) nuestras misiones.
Por la tarde voy a la Nunciatura, la representación oficial de la Santa Sede en la República Centroafricana. Es la "casa del Papa". Los que viven y trabajan en ella viven y trabajan no solo con el Estado, sino sobre todo al servicio de la Iglesia de Centroafrica. Me entrevisto con el secretario, don David Charters, inglés, que después de casi cinco años se irá a New York y trabajará para la Santa Sede cerca de la ONU. Veo también a su sucesor, don Natale Albino, italiano, recién llegado, lleno de entusiasmo.
El martes por la tarde llega un nutrido grupo de voluntarios: catorce personas de la ONG Siriri de Praga. En su mayoría vienen de la República Checa y algunos de Francia. Cogemos los equipajes, aunque una parte, la que contiene el material para la formación, está bloqueada en la aduana. Esperamos poderla recuperar en unos días, así como esperamos que no tengamos que pagar el material escolar, que va destinados a maestros y alumnos. Se trata del proyecto "aprender jugando", ya en su cuarto año, con que estamos revolucionando la enseñanza básica, con un enfoque más participativo y el uso del idioma nacional, el Sango.
Después de una noche corta, a las cinco del miércoles salimos para Bozoum. Gracias a Dios no ha llovido mucho en estos últimos días, pues la carretera entre Bossemptele y Bozoum, de 90 kms, está muy mala y a menudo cerrada con motivo de los camiones que se quedan atrapados en el barro, a veces durante varios días.
A pesar de dos pinchazos, llegamos a Bozoum alrededor de las 13.00 hs y podemos descansar en la bella veranda.
El jueves por la mañana empieza la formación de los formadores: 26 maestros, que la próxima semana trabajarán junto con los voluntarios de Siriri en las dos tandas de formación que tendrán lugar a Bozoum, con unos 200 maestros, y Bouar, con unos 60.
¡Buen trabajo!



p.Marco & p.Matteo
Maria e sr Anne Marie
don David Charters - don Natale Albino