Páginas vistas en total

viernes, 16 de marzo de 2018

Siete novicios y un obispo


La danza in chiesa, a Bocaranga, senza limiti di età
la danse à l'église à Bocaranga. Pas de limites d'age!


Siete novicios y un obispo
A finales de la semana pasada un grupo de siete novicios carmelitas llegaron a Bozoum. Son cinco jóvenes del Camerún y dos de Centro África, que por un años hacen una experiencia fuerte de vida comunitaria, de oración y de formación en el Carmelo.
Se llegada a Bozoum, junto con el P. Alejandro, su formador, es una ocasión para conocer la comunidad, y descubrir una forma de vida particular, como la de la parroquia. Además de esto, los novicios organizan tres catequesis para los catecúmenos que recibirán el bautismo en Pascua. El domingo, lunes y martes reúnen a los catecúmenos y les hablan del bautismo, de la eucaristía y de  la confesión.
El miércoles por la mañana marché a Bocaranga, a 125 kilómetros. La carretera está bastante mal, pero en tres horas y media logramos llegar a nuestro destino.
Aquí en Bocaranga nos encontramos para una reunión de formación para la Cáritas parroquial. Estamos en cinco parroquias: Bossemptele, Bozoum, Bocaranga, Ndim y Ngaundaye. En un bonito encuentro de comparación, formación y participación sobre lo que vivimos y hacemos en nuestras parroquias para ayudar a quien lo necesita y coordinar la caridad.
Mientras nos encontramos en formación en Bocaranga, tuvimos la sorpresa de encontrar al nuevo obispo de Bouar, Mons. Mirek.
Está de visita aquí, después de haber estado un tiempo en Ndim. Todas son zonas "rojas": la presencia de las milicias rebeldes (Seleka, 3r, MPC) es un gran problema. La Minusca (los Cascos Azules) interviene esporádicamente, y las bandas armadas campan libremente: hurtos, saqueos, incendios, barreras ilegales, crimen, torturas, violencias.
Nada más llegar a Bocaranga, vi un blindado y dos coches de los Cascos Azules que llegan de la Gendarmería: están llevando a un joven que la noche pasada fue a robar en un comercio, donde mató al propietario. El gran problema es que la "justicia" no la llevan la Policía o las autoridades, sino los elementos rebeldes de 3R, que intervienen directamente, decidiendo que el joven no sea linchado en el lugar de la gente, sino que es llevado fuera. ¿Cuál será su suerte?
Durante esta semana hemos comenzado a acoger quí en Bozoum a unas setenta familias de refugiados, que huyen de la ciudad de Paoua y poblados de los alrededores, donde las violencias han aparecido en las semanas pasadas
El camino de la paz ahora es aún largo y está plagado de dificultades. Más de la que hay entre Bozoum y Bocaranga.



Catechesi dei Novizi




I rifugiati di Paoua




Sessione formazione Caritas a Bocaranga













No hay comentarios:

Publicar un comentario