Páginas vistas en total

viernes, 14 de julio de 2017

Viajes y personas



Una sfida all'ortografia. NE CHERCHE PAS A SAVOIR
Vive l'orthographe: NE CHERCHE  PAS A SAVOIR



Viajes y personas
El viernes 7 de julio salimos de Bouar con dirección a Yaundé, la capital del Camerún. Hay un poco más de 700 kilómetros de carretera, con el siempre elemento desconocido de la frontera, por la que pasamos con calma. Éramos cinco: los PP. Javier y Ciriaco, fray Louis Blaise y la hermana Cristina, que deja Bozoum para volver al Congo, y yo.
El paso por la frontera nos resultó fácil, aunque de cualquier modo, entre escribir y transcribir y poner los sellos nos llevó más de una hora y media. Después de una breve parada en Garona Boulay, seguimos para Bertoua, donde pasamos la noche.
Viajar es siempre una incógnita. Hay muchos camiones, algunos con carteles interesantes, y fijarse en el panorama y en la gente siempre es interesante.
El sábado por la mañana salimos a las 5'30, y hacia las 10 estábamos en Yaundé. Aquí los carmelitas tienen dos comunidades. Nos detuvimos un momento en la parroquia de Nkoabang, a la entrada de la ciudad, y luego seguimos hacia el convento de Nkolbisson. Como algo normal en la ciudad hay mucho tráfico, y casi nos llevó una hora atravesarla.
Por la tarde y el domingo nos reunimos con los padres de aquí. Hay también dos padres de nuestra Provincia (los PP. Domingo Rossi y Marco Gazzoli).
El domingo por la tarde llevé al P. Javier al aeropuerto de Yaundé, de donde saldrá para volver a Italia.
El lunes por la mañana fui a las monjas carmelitas para celebrar la misa, pero también para darles algún consejo sobre su horno de leña.
Por la tarde El P. Ciriaco y yo comenzamos el viaje de vuelta. Pasamos la noche en Bertoua, y el martes por la mañana salimos pronto, de modo que a las 11'30 estábamos ya en Bouar. Yo seguí el viaje y llegué a Bozoum algo tarde.
En estos días, aquí en Bozoum, comienzan a circular rumores de un ataque por parte de los Seleka, que están a unos cien de kilómetros. Muchos comerciantes han huido, y nosotros intentamos tranquilizar a la gente, incluso son acciones sencillas, como ir al mercado a comprar tomates...
¡Esperemos!











No hay comentarios:

Publicar un comentario