Páginas vistas en total

sábado, 8 de abril de 2017

Una semana tranquila… ¿o no?





Una semana tranquila… ¿o no?
Pensaba (esperaba, soñaba) estar un poco tranquilo en Bozoum, después de varios viajes de las últimas semanas, pero el miércoles por la mañana tuve que ponerme en camino para Bouar. Por fortuna, la carretera era directa, lo que me permitió evitar la larga (dos horas en lugar de cinco, y 105 kilómetros en lugar de 250).
A la vuelta me encontré con una agradable sorpresa. En estos días ha habido algunas lluvias (que entre otras cosas, ha causado la caída de alunas paredes en Bouar, afortunadamente sin víctimas), y la naturaleza vuelve a florecer: la hierba crece y los insectos se multiplican. A lo largo de la carretera he encontrado muchos pájaros que comían (generalmente halcones y gavilanes), nunca había encontrado decenas de pájaros de una especie que jamás había visto. Luego descubrí que se trataba de Cigüeñas de Abdim, blancas y negras, muy elegantes.
Ayer, viernes, comenzamos la peregrinación de los jóvenes: eran unos 500. Después de un par de días de reflexión y preparación la semana pasada, esta fue la peregrinación: dos días de camino, hasta Taley, un poblado a 49 kilómetros de Bozoum.
El viernes comenzamos con un momento de oración en la iglesia, y luego seguimos el camino. Hacía calor (mucho), pero caminamos deprisa. A los cinco kilómetros nos paramos para reunir el grupo, y volvimos rezando el rosario y el vía crucis y cantos...
Después de tres horas de camino llegamos a Betara, a unos 18 kilómetros, un poblado donde hay una escuela nuestra, una pequeña capilla y una bomba para sacar agua.
Aquí los peregrinos pasaron la noche. Yo me volví a Bozoum. El sábado me levanté a las 4'00, para recoger el pan, y hacia las 5'00 estaba ya en Betara. Y estaban todos despiertos, y las cocineras distribuyeron el desayuno (café o té y dos panes).
A las 6'50 volvimos a caminar. La primera hora la pasamos en oración, entre el rosario y los cantos, y después continuamos. El sol... hoy ya era especialmente fuerte (creo que estábamos a unos 38º) y nos obligó a pararnos algunas veces. Unos diez kilómetros antes de la llegada la parroquia que nos acogía había organizado un pequeño comité de acogida, y andando poco a poco se nos iba juntado gente de los poblados y se nos unía, o simplemente nos observaba, y ponía los ojos en los árboles del mango, temiendo un saqueo...
Finalmente, a las 12'30 llegamos a Taley. Estábamos muy cansados, pero por la tarde prometía estar llena: lavarse, comer, celebrar la misa y las confesiones y... por descontado el partido de fútbol y los bailes...
La vida es una larga peregrinación.

il muro crollato alla Yolé
le mur écroulé à la Yolé

la Cicogna di Abdim
la cigogne d'Abdim

Via Crucis: la morte di Gesù
Le chemin de Croix: la mort de Jésus

Arrivo a Betara
L'arrivée à Betara

Gauthier


preparativi per la notte a Betara



Sabato, una pausa sulla strada
Samedi, une pause sur la route

l'accoglienza dei cristiani sulla strada
l'accueil des chrétiens sur la route


enfin à Taley


arrivato...
arrivé...

No hay comentarios:

Publicar un comentario