Páginas vistas en total

viernes, 24 de marzo de 2017

La juventud de los religiosos



un seme...
un grain...


La juventud de los religiosos
El lunes fue un día especial: en Bossemptélé (90 kilómetros de Bozoum) dos chicas, después de algunos años de preparación, terminaron el noviciado e hicieron su primera profesión: prometieron a Dios vivir en castidad, pobreza y obediencia.
Son sor Reine y sor Clara, jóvenes hermanas de la comunidad de las Hermanas Carmelitas de Turín, con las que desde hace años trabajamos en Baoro y en Bossemptélé.
Salí a las 6 horas y poco después de las 8 estaba en Bossemptélé, donde me encontré con hermanas y muchos padres y jóvenes que habían llegado de nuestras comunidades de Bangui, Baoro y Bouar.
La misa comenzó a las 9, en la pequeña iglesia parroquial, y estuvo muy animada: Cantos, danzas, colore. Todo preparaba el gran y sencillo momento en el que las dos chicas entregaban toda su vida a Dios.
Por la tarde, volví a coger la carretera para Bangui, donde el miércoles por la mañana, recogí al P. Justino, nuestro superior provincial, y al P. David, el vice procurador de las Misiones. Están aquí de visita, para ayudarnos a trabajar siempre mejor por el Reino de Dios.
El jueves por la mañana tomé la carretera para Baoro, adonde llegamos hacia mediodía, y por la tarde seguimos hasta Bouar, donde nos reunimos con las demás comunidades.












la comunità del Carmelo a Bangui
 aa

No hay comentarios:

Publicar un comentario