Páginas vistas en total

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Adiós, Italia





Adiós, Italia
Todo está blanco... ayer cayó una bonita nevada y ha sido (uno más) de los regalos que he recibido aquí en Italia.
El jueves 22 vuelvo para Bozoum, donde llegaré el 24 de diciembre, justo a tiempo para la misa de Medianoche (que celebraremos hacia las 19 horas, por cuestiones de seguridad y de tradición).
Me resulta un poco raro estar en Europa antes de Navidad...
Vivir aquí en Italia está bien. Hay sitios magnifico, señalados por la voluntad, durante siglos, de dejar algo hermoso que veré después ( y esto en ciudades, iglesias, carreteras, campos, viñas, arrozales y hasta platos...). Hay personas magníficas, abiertas y sensibles.
Me he encontrado con mucha gente (el cuentakilómetros del coche marca casi 7.000 kilómetros...) y siempre es una sorpresa ver y descubrir tanto calor y pasión por Bozoum y por Centro África.
Me he encontrado con 200 estudiantes de la universidad de Cuneo, he tenido reuniones y he presentado la situación de Bozoum en muchas parroquias y comunidades, que la seguían con mucha atención. Gente sencilla, que a veces se priva de lo necesario para ofrecer algo a quien no lo tiene. Hombres y mujeres llenos de esperanza y que, a pesar de las dificultades, aún saben amar, creer y esperar. Hombres y mujeres que, independientemente de la edad, llevan con valentía y sencillez la pesadez del cansancio de cada día, a veces del sufrimiento, con frecuencia de la dificultad de educar y de de dar testimonio de la alegría y la fe...
Gracias a todos. Gracias a mis hermanos de hábito, que siempre me acogen con alegría. Gracias a mi familia, que me acompaña con afecto y también con sufrimiento por lo lejos que me encuentro de ella. Gracias a los amigos. Gracias a muchos desconocidos cuyos rostros se iluminan en la participación y en la caridad.
Es cierto que, en este tiempo de Navidad, hay muchas distracciones y muchas cosas que parece que nos impulsan a lo exterior, al ruido, a luces que están distantes de la Luz...
Dentro de unos días estaré en Centro África, a tiempo para celebrar la Navidad en Bozoum. Una Navidad mucho más sencilla y, espero, con menos distracciones.
Y ahora, mis deseos de de una feliz Navidad. Una Navidad donde la Luz sea  que Dios, que toma cuerpo y carne y se convierte en hombre, para que nosotros podamos ser más Dios y... más hombres y mujeres tranquilos y libres.
¡Feliz Navidad!



le grandi Marisa e Luisella del Baramò (sorella e nipote...)

Bologna







No hay comentarios:

Publicar un comentario