Páginas vistas en total

sábado, 26 de marzo de 2016

Semana Santa




Semana Santa
La liturgia nos acompaña hacia el Misterio de Pascua: la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús.
La Semana Santa se abre con el domino de Ramos. Aquí en Bozoum nos encontramos hacia las 8 delante de la escuela "Isidoro Bakanjia": Muchísima gente con bonitas palmas (muy entretejidas): hay aire de fiesta, como hace 2000 años en Jerusalén, cuando la gente recibió a Jesús con alegría.
Después de la lectura del evangelio de los ramos, comenzamos la procesión (más o menos ordenada...) en la iglesia. Aquí la misa sigue normalmente, con la lectura del largo evangelio de la pasión.
El martes... queda repartido. En la primera tarde estuve en Bouar. Mientras estaba en nuestro seminario de Yolé, llegó el nuncio apostólico. Es prácticamente el embajador de la Santa Sede y, como nuestro obispo está en Italia por motivos de salud, él será el que presidirá la misa crismal.
A su llegada, cantos y presentaciones, y luego pasamos un momento en la capilla, donde encuentra a los chicos y jóvenes de nuestro seminario. Habla mucho sobre el acontecimiento excepcional de la visita del papa a Centro Á frica, el 29 y 30 de noviembre. Pero después se interrumpe, y pregunta a los jóvenes que estuvieron en Bangui en aquella ocasión que compartan lo que ellos vivieron. Y los jóvenes expresaron pensamientos profundos y muy hermosos. Cerró la serie de los testimonios Leoncio, que logró confesarse von el papa (el sexto de cinco penitentes...).
El miércoles por la mañana, a las 8, estamos en la catedral para la misa crismal: es la misa que reúne a los sacerdotes de la diócesis en memoria del sacerdocio. Durante la celebración los sacerdotes renuevan las promesas sacerdotales y después el obispo bendice los óleos que se usarán para la celebración de los sacramentos.
Después de la comida, juntos, salí rápidamente para volver a Bozoum, donde llegué é a las 19'30.
El jueves por la mañana me reuní con los catecúmenos para un momento de oración y de reflexión, mientras por la tarde celebré la misa "in cena Domini" (la Última Cena), en la que hacemos memoria del sacerdocio, de la eucaristía y del mandamiento de la caridad (como Jesús en la última cena también yo lavo los pies a doce personas, elegidas entre los pobres de la parroquia).
El viernes es día de silencio y de oración. De mañana me reuní con los chicos, chicas, jóvenes y adultos que hacia el 10 de abril deberán recibir el sacramento de la confirmación. Por la tarde nos encontramos en la iglesia para la celebración de la pasión de Jesús.
Nos acercamos a la Pascua, precedida por el sábado. Un día de espera, pero en el que ya sabemos que él vencerá.
Y termino compartiendo con vosotros los buenos deseos de Pascua, seguidos de "una hermosa oración del Buen Ladrón":
¡Feliz Pascua desde Bozoum!
En estos días "normales" sucede algo excepcional: Jesús sufre, es traicionado y muere por nosotros.
Os ruego y pido a todos vosotros que me ayudéis y nos ayudéis a no "acostumbrarnos" nunca a Dios, a que no nos contentemos solo con algún momento y con algún pensamiento, sino que vivamos en la memoria aquel gesto de amor infinito que es toda la vida de Jesús.
Os ruego y pido a todos vosotros que me ayudéis y nos ayudéis a no "acostumbrarnos" nunca al dolor y al sufrimiento de los demás, sino a saber estar al lado, aunque sin demasiadas palabras, pero con todo el amor posible e imposible.
¡Feliz Pascua!
P. Aurelio

“El peor momento llega cuando te cuelgan clavándote en un árbol muerto
Sigue un ruido sordo, deslumbrador, cuando lo dejan caer en la tierra
Alguien dice que es como un black-out
Pronto lo sabré
Los árboles tendrán que ser lugares de cantos

Ahora me están levantando
Los soldados están tirando de las cuerdas
Yo me levanto yendo al encuentro de mi muerte
Luego es como si hubiese un vacío total...

Cuando recupero los sentidos no se oye ningún canto
Mis huesos chillan de dolor
Ladran perros –pero no son ladridos de alrededor
Nosotros estamos lejos de Jerusalén en días como estos

El hombre que está a mi lado habla de cuando en cuando
Tiene sed
Grita a su padre en el cielo
Pide perdón para los que los que están por allí
La noche pasada en las celdas había alguien que decía que podría ser un rey
Me siento impulsado a hablarle
Digo: "Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino"
Con voz clara responde: "Estarás allí antes de que el sol se ponga"
Enmudezco ante tal promesa
Sus palabras me quitan el último miedo
Antes de que caiga la noche estaré muy lejos de esta malvada colina con sus demonios
Comienzo a sentirme como un pajarillo que está a punto de ser libre en un cielo sin fin

Mi fuerza me está abandonando totalmente...
Por debajo de nosotros hay un grupo de mujeres pacientes
Hay una que sigue repitiendo: “Jamás olvides lo que mi hijo ha prometido”
A veces habla como si estuviese rezando –“Nuestros padres han confiado en Dios y
Él los ha librado”
Qué sencilla es la fe de las mujeres
Mi madre murió ya hace años
Ahora no tengo otra –¡Oh Señora del manto azul!, protégeme y cuídame

Cada vez se está haciendo más difícil respirar
La lengua se me pega en mi boca seca...

Ayer nadie vino a la prisión
Nadie se interesó
Y, al contrario, este hombre que está a mi lado se interesa
Me gustaría arrodillarme a sus pies
Pero no puedo moverme

Son las tres y el sol ha abandonado el cielo
La oscuridad está por todas partes

Después, de improviso, me doy cuenta de que ya no estoy clavado en un árbol muerto
"Solo debo extender mis manos y alguien las aferra"

Neville Braybrooke, The good thief speaks (1997) (El buen ladrón habla)












No hay comentarios:

Publicar un comentario