Páginas vistas en total

sábado, 12 de marzo de 2016

Algunas gotas

 


Algunas gotas
El domingo por la mañana, 6 de febrero, hay un poco de agitación antes de la primera misa de las 8'30. La liturgia en Centro África es muy intensa, alegre y participada (el corazón, la mente, el cuerpo, los ojos, las orejas...). La misa del domingo es algo que compromete a todos, además del sacerdote... En torno al altar están presentes los catequistas, los lectores, las lectoras, los monaguillos, la coral y... los danzantes que bailan y acompañan los cantos de la liturgia.
Hoy hay agitación porque han llegado las nuevas vestiduras litúrgicas para las que danzan. En 2014 los cristianos de Bozoum habían recogido un poco de dinero para expresar su reconocimiento al párroco, después de todo el período de guerra y de refugiados. Desgraciadamente, por un conjunto de circunstancias, el regalo previsto no lo habían hecho, y hace algunas semanas me entregaron el dinero (más de 220 euros). Entonces pensé hacer unos vestidos para las que danzan: un bello tejido amarillo y otro verde, tipo raso y eso es una fiesta.
En la misa se encuentran los PP. Justino,  nuestro provincial, y David, nuestro procurador de las misiones. Al final saluda el P. Justino  y queda maravillado por los grandes trabajos de construcción de la iglesia, y dice que estamos construyendo una CATEDRAL. El boato de los fieles expresa toda su satisfacción. Este trabajo, fruto de algunas ayudas (tipo Propaganda Fide y, especialmente, de la Ayuda a la Iglesia que sufre) es también el fruto del trabajo de los cristianos de Bozoum, que han recogido piedras y arena para la construcción.
Hacia las 13 horas salimos hacia Bangui, y a las 20'15 finalmente estamos en nuestro convento del Carmel. Mañana por la mañana, antes de comenzar las reuniones, visitaremos el campo de los refugiados (casi 5.000 personas, que están aquí desde diciembre de 2013) y, acompañados por una multitud de niños, visitamos los corrales y las diferentes partes del terreno, cubierto de palmas, plantas de fruta y plantas del bosque.
Por la mañana nos reunimos para hablar sobre la comunidad (constituida por dieciocho personas, cuya mayoría son nuestros jóvenes en formación), pero también sobre los proyectos futuros: la construcción de un convento, de un santuario y de un centro de espiritualidad, la apertura de una escuela agraria y, esperamos, la llegada de las monjas carmelitas.
El jueves, después de muchas (demasiadas) reuniones, una pequeña crisis de malaria y un poco de cocina, me pongo en viaje para volver de nuevo finalmente a Bozoum, donde, llegué acogido por una hermosísima lluvia. Es la primera de este año, después de la estación seca. Bastan dos gotas para hacer reverdecer la tierra seca y árida.
Es un poco como la gracia de Dios con nuestra vida.
 











i lavori di amplamento della Chiesa di Bozoum
les travaux d'ampliation de l'Eglise de Bozoum



No hay comentarios:

Publicar un comentario