Páginas vistas en total

sábado, 13 de febrero de 2016

Carnaval, Ceniza y otras cosas





Carnaval, Ceniza y otras cosas.
El domingo por la mañana, después de la misa de las 6'30, me informaban de que un niño, Plácido, había sido raptado. Una familia tiene un niño enfermo y acusan al padre de Plácido de ser la causa de la enfermedad, por brujería...
En  la  misa de las 8'30 pedía a los monaguillos que no se metieran debajo del altar (Plácido era uno de ellos) y al principio de la misa denuncié el hecho, dando los nombres y apellidos de los autores... Mientras tanto, algunas personas del Comité Parroquial Justicia y Paz se pusieron manos a la obra para resolver el problema, pero la policía no reacciona...
Después de haber amenazado y gritado, finalmente por la tarde, después de la comida, los  "raptores" se deciden a dejar en libertad al chico (que, sin embargo, no volverá hasta el día después, lleno de miedo y temblando).
Por desgracia estos fenómenos son ahora muy fuertes, y el hecho de que no haya autoridad contribuye a empeorar la situación.
El lunes a las 4 salí hacia Bangui para acompañar a Lía y Maximiliano, que volvían a Italia después de haber pasado un mes en Bozoum. Yo volví al día siguiente, justo a tiempo para el comienzo de la Cuaresma.
Aquí en Bozoum el miércoles de Ceniza lo vivimos con mucha seriedad. Por la mañana subimos al Monte Binon, una colina que domina la ciudad, y allí celebramos la misa, al término de la cual distribuí la ceniza, una pequeña señal de nuestro ser de pecadores y, sobre todo, señal del ser de Dios, misericordia infinita. Después de la misa nos quedamos en silencio para rezar y meditar hasta por la tarde.
Se encontraban presentes asimismo los catecúmenos que en Pascua recibirán el bautismo: el camino de la Cuaresma ha nacido especialmente para ellos, para ayudarles a vivir y descubrir la belleza de Dios.
Por la tarde, después de comer, celebré otra misa para quien no hubiera subido al monte. También aquí la iglesia estaba llena.
El jueves, 11 de febrero, es la Jornada de oración por los enfermos, en recuerdo de la Virgen de Lourdes. Celebramos la eucaristía en el hospital, rezando por los enfermos y por quienes los curan. En el ofertorio la gente lleva dinero y jabón, que al final lo distribuimos a los enfermos presentes. Es un pequeño gesto, pero hecho con mucha generosidad por parte de quien tiene pocos recursos, pero da con el corazón. Así comenzamos esta Cuaresma, para la que el papa Francisco nos recomienda abrir el corazón a la misericordia: la  infinita de Dios, y la que nosotros ofrecemos a quien la necesita.








Messa all'Ospedale, con i doni per i malati
Messe à l'Hopital, avec les dons pour les malades
Alunni della nostra scuola elementare di Bozoum, con l'Abbecedario in Sango preparato dagli amici di SIRIRI.ORG di Praga
élèves de notre école primaire de Bozoum, avec l'Abécedaire Sango preparé par les amis de SIRIRI.ORG de Prague


No hay comentarios:

Publicar un comentario