Páginas vistas en total

lunes, 30 de noviembre de 2015

Visita del Papa a Bangui. 3




P.Mesmin


Visita del Papa a Bangui. 3
Hoy es el día en el que el Papa, después de haber visitado la mezquita central (en el barrio más peligroso de la ciudad) celebrará la misa en el estadio.
Nos despertamos al alba, laudes a las 5'00, un poco de colación y a las 6'00 salida del Carmel. Mucha gente nos saluda por la carretera, feliz por esta visita excepcional y feliz porque nos vamos.
Después de haber dejado los coches en una comunidad, nos preparamos atravesando los barrios, para llegar al estadio. Aquí la entrada es un poco caótica, pero conseguimos entrar. Abajo estamos los sacerdotes y los religiosos, en la cancha. Frente a nosotros se encuentra el altar, y en la primera fila están los enfermos e impedidos.
Comienzan a llegar los embajadores, ministros y el presidente. Luego se produce un estruendo. Pienso que es que ya ha llegado el Papa, pero se trata de la llegada del imán, el que con el arzobispo de Bangui y un pastor protestante constituye el trío de la Plataforma de los Líderes religiosos, que tanto ha trabajado y trabaja por la paz y la mediación.
Finalmente llega el Papa, acogido con una ovación que implica a las casi treinta mil personas de dentro del estadio y a otras decenas de miles que están fuera. Llega en una sencilla camioneta Toyota, sin cristales anti proyectiles. En la misma camioneta acaba de pasar por el kilómetro 5, centro de combates entre musulmanes y no musulmanes. Es un pequeño bofetón a los Cascos Azules y a las Naciones Unidas que no van a esos barrios o, si tienen que ir a ellos, van con medios blindados...
Comienza la misa. Hace mucho, mucho calor y estamos a pleno sol (el P. Matero, después de un poco de tiempo, se sienta, víctima de un ataque de malaria,.. pero ahora ya va mejor). Ofrecemos esto con alegría. El Papa, a pesar del cansancio, tienes palabras muy fuertes para animar a los cristianos y a todos a "pasar a la otra orilla" (es el tema de la visita). Precisa que la otra orilla es la vida eterna, pero también la vida de aquí, por la que confía a los centroafricanos la misión de ser artesanos de la paz y de la justicia.
La liturgia es muy viva. El evangelio es precedido por los danzantes que tocan los cuernos y los instrumentos tradicionales. El evangelio lo lee un niño, tendido en una camilla.
También el ofertorio es muy hermoso, con los regalos para la liturgia, de las demás diócesis también.
Después de la comunión, el arzobispo de Bangui toma la palabra y presenta al país, con sus dificultades, pero también con la gracia y la alegría de esta visita excepcional, con la presencia del Papa y la apertura de la Puerta Santa. Al fin, ofrece algunos regalos al Papa y le pide que bendiga un poco a la tierra centroafricana.
Finalmente, el Papa desciende y tras algunos minutos se sube al "papamóvil" y después de una breve vuelta sale para el aeropuerto, desde donde despega hacia las 13'00.
Nosotros salimos del estado poco a poco. Miles de personas confluyen en la única puerta... pero logramos salir. Es impresionante y hermosísimo ver el estadio lleno, y las carreteras llenas. Y todos felices y llenos de alegría por este gran don.
Ahora, se trata de dejar pasar la emoción y de pasar concreta y verdaderamente a la otra orilla, y volver página.
Con la gracia de Dios y el empeño de todos... lo podemos hacer.
¡Gracias, papa Francisco!



















No hay comentarios:

Publicar un comentario