Páginas vistas en total

sábado, 3 de octubre de 2015

Temores y esperanzas





Temores y esperanzas
Desde hace algunos días Centro África está de nuevo en ebullición. Entre el sábado 26 y el martes 29 de septiembre, solo en Bangui ha habido, según la ONU, 45 muertos y 266 heridos. Todo comenzó con el descubrimiento de un musulmán asesinado, y en poquísimo tiempo la situación se ha convertido en incandescente. Asesinatos, disparos, robos y vandalismo (muchísimas ONG han sido saqueadas, y sus oficinas destruidas). Todo esto ha causado la huida de casa de 42.575 personas, que han encontrado refugio en diversos lugares (parroquias, conventos, aeropuerto), que se habían creado a partir de diciembre de 2013...
Precisamente ahora que las cosas parecían calmarse un poco y que se presentaban las elecciones, parece que se ha vuelto al punto de partida...
Ahora hay mucho trabajo que hacer, en profundidad, en los corazones de las personas.
Hay que volver a empezar de cero, hay que programar a largo plazo, sin dejarse aplastar por las urgencias inmediatas, hay que desarmar seriamente a quien no quiere la paz... Aún hay mucho que hacer y, desgraciadamente, tengo la impresión de que se ha hecho poco, también por parte de los grandes organizaciones como las Naciones Unidas.
También en otras ciudades muchos delincuentes han aprovechado la ocasión para saquear, para atacar las prisiones y crear problemas... Aquí, en Bozoum, algún disparo, alguna amenaza contra las ONG, pero, después de sumar todo, hay más tensión que en otras ocasiones. Algún necio se ha permitido amenazar a uno de nuestros niños, que es musulmán, a la vuelta de la escuela. Y por eso he bajado más veces a la ciudad para manifestar una presencia, y disuadir a los mal intencionados.
El domingo era la fiesta de San Vicente, un santo "enorme": "inventó" la caridad. No en el sentido de que antes de él no existiera, sino en el sentido de que vivió pensando en ella, soñándola y realizándola. Él fue quien organizó a ricos y pobres, a nobles y burgueses, a hombre y mujeres para ir en ayuda de quien lo necesitaba, con amor e inteligencia, dando tiempo, dinero y algunas cosas más , pero, antes de nada, ternura y misericordia, en nombre de Dios.
También aquí, en Bozoum, existen las conferencias de san Vicente, y el domingo aproveché la ocasión para hablar de este santo y de la caridad inteligente y amable.
El lunes por la mañana celebré la misa para los alumnos de nuestras escuelas. Es impresionante ver a tantos, tantos, pero tantos niños en la iglesia. Había más de mil doscientos. La celebración fue muy viva y, a su modo, alaban y rezan también los más pequeños del asilo.
Nuestras escuelas van bien, también con las novedades introducidas por los amigos de Siriri, la ONG de Praga. Una de ellos, Ludmila, se ha quedado aquí durante las primeras semanas de escuela para ayudar a los maestros con los nuevos métodos. Para aprender a leer, todo va bien: también una camiseta del Inter (creo) con el anuncio Samsung...













No hay comentarios:

Publicar un comentario