Páginas vistas en total

viernes, 16 de octubre de 2015

Fátima 2015




 



Fátima 2015
Después de la salida arriesgada de Bangui, el viernes por la mañana logré tomar el vuelo para el Camerún. Estoy junto a Ludmila, de la asociación SIRIRI.ORG de Praga. En Doula pasamos a saludar a las "nuevas" hermanas de Bozoum, de la congregación de Nuestra Señora de la Misericordia, que nos acogieron con mucha alegría.
A las 23 horas salimos para París, y desde aquí yo seguí para Lisboa, donde llegué a las 11 h. de la mañana del sábado.
Estoy aquí, invitado por la Ayuda a la Iglesia que Sufre, para hablar de la difícil situación de Centro África. Estoy junto a sor Annie Demerjian, que vive y trabaja en Siria, y un obispo de Nigeria y el P. Andreas que se ocupa de la situación de los cristianos en el Oriente Medio. Encontrarme junto a personas tan excepcionales y compartir con ellas la pasión por la Iglesia y el sufrimiento de tantos hombres y mujeres perseguidos a causa de su fe es impresionante. En Siria viven bajo las bombas, y en este mar de destrucción sor Annie con sus hermanas logran ayudar a quien tiene necesidad, con alegría y respeto de la dignidad. En Nigeria viven bajo el constante peligro de ataques terroristas contra las iglesias (hoy domingo ha habido estragos).
Es una situación muy difícil y peligrosa, que me conmueve profundamente. Con frecuencia pensamos, al menos en Occidente, que el martirio es algo de los siglos pasados, pero, al contrario, es una realidad para miles de personas, que siguen con alegría dando testimonio de la belleza de la fe cristiana. ¡Que su fe y su sacrificio fortalezca nuestra fe!
Al poco tiempo de llegar, fui acogido por Catalina Martins y Félix Lungu, de la sección portuguesa de Ayuda a la Iglesia que Sufre, y marchamos bajo la lluvia hacia el norte. Después de unos 350 kilómetros llegamos, hacia las 16'30, a Braga, donde nos encontramos casi sin darnos cuentas en el palco para presentar la situación de nuestros países (Siria, Nigeria y Centro África).
El día siguiente estuvimos en un santuario dedicado a san Benito (san Benito Puerta Alberta), donde celebramos la eucaristía con mucha gente precisamente en memoria y en ayuda de los cristianos perseguidos. Encontramos aquí a una pequeña comunidad de hermanas cistercienses, con las que nos reunimos y rezamos.
La misma tarde marchamos a Fátima, donde llegamos hacia las 23 horas.
Son días en los que hay grandes celebraciones por el aniversario de las últimas apariciones de la Virgen el 13 de octubre de 1917. Aquí, en este pueblecito de poco o ninguna importancia, la Virgen se apareció a tres jovencitos, pastores, y les confió un mensaje actualísimo con el que llama a todos a la oración y a la conversión.
El 12 por la mañana fui solo por la gran explanada. Había entonces poca gente, y tuve tiempo de confesarme, de rezar y de encender tres velas: una por Centro África, otra por nuestra familia carmelitana y otra por la familia y los amigos. A las 12'30 celebré la misa en italiano, y me encontré allí con algunos queridos amigos de Italia.
Por la tarde-noche hubo un rosario, seguido de la procesión con la estatua de la Virgen. Llueve, pero la plaza estaba llena y es bellísimo e impresionante ver tanta fe.
El 13 era el día de la fiesta. Después del rezo del rosario, comenzó la procesión. Somos quinientos sacerdotes, unos veinte obispos y una marea de gente. Lucía un hermoso sol, y la celebración de la eucaristía fue solemne y recogida.
Terminamos con la procesión que lleva la estatua de la Virgen a su lugar,  y yo me encontraba precisamente junto al trono en el que fue colocada la imagen.
Después de comer, salimos para Lisboa, donde volvimos a presentar a nuestros países, en una sala de la Sociedad Geográfica de Portugal.
El 14 estuvimos ocupados en varias entrevistas con las televisiones, periódicos y radios, pero logramos quedar libres un par de horas para visitar Lisboa (la iglesia de san Antonio, con su casa natal), la catedral y el convento de los Jerónimos.
Y ahora estoy en la carretera en Italia, desde donde volveré el 20 de octubre...

 

La casa natale di Lucia, una dei 3 veggenti di Fatima
la maison de Lucie, une des 3 voyants de Fatima
















No hay comentarios:

Publicar un comentario