Páginas vistas en total

domingo, 6 de septiembre de 2015

Florecen las orquídeas en Bozoum






Florecen las orquídeas en Bozoum
En el bosque que rodea la Misión de Bozoum, en esta estación, comienzan a florecer cientos de orquídeas blancas. Todos los años se repite el milagro, pero hay que prestar mucha atención, porque son discretas y uno se expone a no verlas.
Voy un poco atrasado, porque ayer, sábado, aún estaba de viaje.
Marché el jueves por la mañana de Bozoum a Bouar (250 kilómetros). La carretera sigue cada vez peor, por culpa de las lluvias. Además, yendo a Baoro, nos cruzamos el convoy de camiones (al menos doscientos), que contribuyen a convertir la carretera en un mar de fango...
El viernes lo dediqué a algunas reuniones, especialmente con Cáritas y con la Comisión de Justicia y Paz. Por ser de Cáritas, estamos preparando un proyecto muy interesante, financiado por la UNICEF, que  implicará al menos a un centenar de escuelas y alrededor de treinta mil niños de las escuelas elementales, durante unos tres años, con la distribución de libros, material escolar y formación monitorizada de los profesores.
El sábado por la mañana es día de fiesta para el Carmelo en Centro África: cinco jóvenes hacen su primera profesión. Después de un año de noviciado (un tiempo muy comprometido de vida en comunidad y de descubrimiento de la oración y del carisma carmelita), ha llegado el momento de hacer los votos de castidad, pobreza y obediencia.
Se trata de cuatro jóvenes centroafricanos (Alfred, Wilfried, Saintité y Aimé) y de un camerunés (Denis).
La misa estuvo muy animada, con cantos y danzas, pero hubo un intenso ambiente de oración.
A principios de la tarde comencé el viaje para volver a Bozoum, pero en Baoro encontré una sorpresa. En mayo había llegado un padre joven, P. Daniel, que al fin decidió volver a Italia por motivos personales. Algunos jóvenes antibalaka habían organizado una manifestación, bloqueando la carretera y amenazando a la parroquia. Yo llegué hacia las 15'30, y parecía todo en calma, pero después oímos pitidos que llamaban a retreta, y alrededor de cincuenta jóvenes se amontonaban contra la cancela para impedir el paso de mi coche... Discutí con ellos, y a pesar del alboroto y las amenazas logré salir... Naturalmente, ninguna autoridad se había hecho presente, ni  policías ni cascos azules.
Es impresionante ver cómo unas pocas decenas de personas pueden bloquear una pequeña ciudad, con un mínimos pretexto...
Estas son la últimas noticias de Savona, sobre Hipólito:
¡Hola, jefe! Te escribo para ponerte al día: novedades no  hay muchas: el viernes pasado me han puesto la VAC para la terapia y tendré que tenerla hasta el viernes próximo. El jueves 10 vamos a Santa Corona porque Hipólito tendrá que hacerse la escintigrafía para ver bien cómo va el hueso. Espero que luego, el próximo fin de semana, pueda salir del hospital. Él se encuentra bien, aunque un poco aburrido. Pero tiene mucha paciencia.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario