Páginas vistas en total

lunes, 9 de diciembre de 2013

Sábado y domingo "como refugiados"






La situación en Bozoum sigue siendo tensa y difícil.
El sábado ha sido una jornada casí tranquila, que nos ha permitido organizar un poco las cosas: hay que ocuparse de la distribución (en treinta y cinco salas de la Misión, incluídas las escuelas), de la higiene, de la comida y de la seguridad. Pero en conjunto se respira una bella atmósfera. Para los niños es un poco como una excursión, mientras que los adultos, más allá de las sonrisas, están preocupados.
El sábado por la tarde la FOMAC (la Fuerza Multinacional de África Central) me habían informado que probablemente iban a llegar, pero nada.
El domino por la mañana celebramos la misa, luego hacia las 11 ha habido una desbandada general: corría la voz de la llegada de los rebeldes de la Seleka aquí, a la misión...
Los refugiados esta mañana son unos 3.000, pero siguen llegando continuamente más de la ciudad y de los poblados. El domingo por la mañana hubo choques en la carretera de Bocaranga, a 15 kilómetros, con dos selekas muertos. Son muchos los peuls que han llegado. Son nómadas que se ocupan de la cría de ganado. Son más de 2.200, y estamos organizando llevarles víveres en los tres sitios donde están refugiados.
Todavía el domingo, hacia las 12'45 h. oigo algún disparo. Corro a ver, la gente está tranquila: me he enterado rápidamente de que en el centro habían disparado a un joven...

A las 15 marché por segunda vea con la Cruz Roja, y hemos ido a recuperar siete cadáveres para después llevarlos a una fosa común... Con los de la víspera son ya doce personas: aparte de un rebelde de los antibalaka, los otros son cviviles que se escondían en casa por miedo...
Al entrar en la ciudad solo se ven mulsulmanes y peuls con fusiles, arcos, cuchillos y machetes. Hay mucha tensión y miedo, y me temo que pueda degenerara en una masacre.
Aquí, en la Misión, hemos puesto un par de barreras, y no dejamos que entre nadie con machetes o palos...
Hoy, lunes, aún ha habido amenazas, y la vigilancia es más fuerte. Esperamos una intervención de los militares de la FOMAC y de los franceses...
Esta mañana, al entrar, me encontré con algunos alumnos musulmanes de nuestro Liceo. Estoy contento de verlos y ellos también. Están muy apenados por esta tensión. Los invito a venir por la tarde para un partido... Una pequeña señal de esperanza.














No hay comentarios:

Publicar un comentario