Páginas vistas en total

sábado, 7 de septiembre de 2013

¡Ahora basta!



       El miércoles por la mañana, marcha a las 4'30, dirección Bouar (250 km). Aquí, por la tarde nos encontramos, como Cáritas y Justicia y Paz, por qué hay un importante problema: desde el 16 de agosto, en Bohong, ha habido combates, que han causado, al menos, treinta muertos y la destrucción de dos mil casas, quemadas para impedir a la población quedarse. Escuchamos los testimonios de un sacerdote, Michel, que, como las hermanas, han tenido que huir. Parte de la población ha huido hacia Bouar (80 km), y otros se han quedado alrededor de los campos de Bohong.
       Por la tarde llegó el arzobispo de Bangui, presidente de la Conferencia Episcopal y presidente de Cáritas. Su presencia es muy importante: por el ánimo y el consuelo, pero también como denuncia de lo que está pasando.
       El jueves por mañana, marcha a las 6'00.  En Forte, a 20 km de Bohong, comienza la zona roja: centenares de casas quemadas. Luego está Ndakaya y, por fin, llegamos a Bohong. Mientras espero que llegue toda la delegación, doy una ojeada por la zona. Hay aún esqueletos y calaveras que yacen abandonados...
       Con la llegada del arzobispo la muchedumbre aumenta. Nos encontramos en la iglesia, juntos también con la comunidad protestante (que aquí tiene un pequeño hospital, saqueado igualmente). La iglesita está atiborrada de gente. Comenzamos la celebración de la misa, y la participación es considerable.
       Inmediatamente después dejamos un espacio a la gente, que habla con valentía. Es emocionante oír relatos de mujeres que han perdido al marido, de padres que han visto asesinar a su propio hijo. Hay dolor, pero no rabia. Uno de ellos dice: "¿No somos centroafricanos también nosotros? Otro afirma: "Somos esclavos...".
       Millares de casas quemadas. Todo lo que tenían se ha perdido... ¿Qué hacer?
       Lo que preocupa es la fractura que se ha creado entre la comunidad musulmana y los demás: ninguna casa de los musulmanes ha sido quemada... Por otra parte, algunos jóvenes del lugar indicaron a los rebeldes las casas de uno y de otro, el dispensario, el hospital...
       Se necesitará mucho tiempo para reconstruir, pero mucho más tiempo para recrear una convivencia serena...
       Terminada la reunión, yo me quedo en la iglesia con los jefes del poblado para organizar el recuento de datos sobre las casas quemadas y sobre las víctimas, de forma que se pueda intervenir con rapidez. El arzobispo y la delegación marchan juntos. Los encuentro luego, cuando la reunión ya ha comenzado... Muchísima gente. A mi llegada oigo hablar en árabe, y en voz baja (de modo que me oigan en un radio de al menos treinta metros), pregunto si estamos en Centro África o dónde... Quien habla es el jefe de los rebeldes. El intérprete traduce lo que ha dicho: "Aquí todo está tranquilo, no hemos hecho mal a nadie, no ha ocurrido nada...".
       El alcalde dice que deben volver al poblado, que lo que ha pasado ha pasado, etc... El vicario de la diócesis, el sacerdote Mirek, responde diciendo: "¿Volver dónde? ¡¡¡Todas las casa han sido quemadas!!!" Y aquí la gente aplaude fuerte.
       Después de la reunión, vamos a ver el hospital luterano. Aquí se encuentra la sala de maternidad. También aquí, los rebeldes han entrado disparando (¡en un hospital!), y robado medicinas, el microscopio, paneles solares, el motor de un coche...
            Volvemos a la carretera con un dolor inmenso. ¿Cuantos Bohong hay? ¿Cuántos poblados han sufrido la misma suerte? ¿Y cuándo acabará todo esto















No hay comentarios:

Publicar un comentario