Páginas vistas en total

domingo, 21 de julio de 2013

Juntos por la paz



Esta semana he estado algún día en Bouar para hacer unas vidrieras en una capilla en nuestro convento se San Elías, y para una reunión con los responsables de tres comunidades religiosas (católicos, protestantes y musulmanes).
Viaje tranquilo... con las acostumbradas escenitas en los barrios con los rebeldes. En Baoro me paran y me piden las formalidades... Me hago el tonto y les digo que cojan papel y pluma para escribir mis datos y los del coche. Me dicen que no es eso, sino que es dinero lo que quieren. Les digo que las formalidades son precisamente eso: escribir en un cuaderno los datos... Después le pregunto: ¿pero tienes cuaderno? ¿Acaso sabes escribir? Se enfada un poco y después un "colega" lo coge por el brazo y me hace señal de pasar...
El trabajo de las vidrieras ha ido bien (aparte de un par de cortes), pero la reunión con los representantes de las otras religiones o confesiones ha sido un momento bellísimo.
Este es el resumen y el mensaje final:

El 19 de julio de 2013, bajo la iniciativa del Abbé Mirek, vicario general de la diócesis de Bouar, los representantes de las comunidades protestantes, de los musulmanes y de la Iglesia católica se han reunido en la Maison des jeunes treinta y un participantes.
Han sido numerosos los objetivos de la reunión: rezar juntos, intercambiar nuestros puntos de vista y nuestras reflexiones sobre la situación del país y de la zona, crear una plataforma de líderes religiosos y lanzar un mensaje a los creyentes, a las autoridades y a los rebeldes.
El encuentro comenzó a las 8'30 h. con un momento de oración dirigido por un protestante, un católico y un musulmán.
A continuación, han sido las presentaciones de cada uno, y después el P. Aurelio Gazzera ha introducido los trabajos. Ha dicho que cuando hay un incendio en el poblado, todos los vecinos van a echar una mano, también los que probablemente han discutido antes. Del mismo modo, en esta crisis, es importante que hombres y mujeres de fe distintas se unan para trabajar por la paz.
En toda situación, también la más fea, hay siempre elementos positivos, como en este caso la posibilidad de encontrarse a pesar de las diferencias. ¡La crisis nos ayudará a estar más unidos!
El P. Aurelio ha llamado la atención sobre los puntos que con comunes a cristianos y musulmanes: todos creen en un Dios que nos empuja a tener en cuenta las preocupaciones y los sufrimientos de los demás. La ley de Dios condena las violencias contra los hombres y las mujeres.
Finalmente, ha hecho notar cómo, con la llegada de los rebeldes (de los que muchos no hablan más que árabe, y muchos son musulmanes), el peligro de reuniones entre las comunidades religiosas ha aumentado sensiblemente.
Después de una breve pausa (para dejar un poco de tiempo para el conocimiento recíproco de los participantes), ha sido la presentación de los temas para discutir en tres grupos (mixtos). ¿Cuál es nuestra punto de vista de hombres de fe sobre la situación del país, la justicia, la educación, la presencia de los rebeldes de la Séléka y la falta de las autoridades locales, y las tensiones entre personas de fe distinta?
Tras unos cuarenta y cinco minutos, todos los grupos han presentado el resultado del
trabajo.
Finalmente, a las 11'30 h. ha sido presentada una pequeña comisión, que reúne dos representantes por grupo religioso: Pasteur Bassala Ferdinand y Dabako-Kette Jeovin por los protestantes, sor Felicité Saidou y Bayere Jacques por los católicos, y Abdourahmane Goni y Oumarou Sanda por los musulmanes.
La reunión ha terminado así, pero los seis delegados han programado la continuación de los trabajos. A las 15 h. se ha presentado la Plataforma de los Líderes religiosos al Procurador de la República (el cargo más alto actualmente en Bouar). El sábado por la mañana, 20 de julio, han preparado un mensaje que será leído en las iglesias protestantes y católicas y en las mezquitas.
Han acordado hacer una jornada de oración el 12 de agosto de 2013 (víspera del aniversario de la independencia). Protestantes, católicos y musulmanes convergerán desde puntos diversos al estadio, donde tendrá lugar la oración común.
El 20 de julio, por la tarde, los delegados han llevado el mensaje a los jefes de los rebeldes de la Séléka.


MENSAJE
E ye gui Siriri
¡No pedimos más que la paz!
Mensaje de los líderes religiosos de Bouar
Nosotros, hombres y mujeres de fe de Bouar, católicos, musulmanes y protestantes, nos hemos encontrado el 19 de julio de 2014 para responder al grito que sube a nuestra conciencia sobre la situación del país y la situación de Bouar en particular.
Nuestra fe en Dios, que somos cristianos o musulmanes, nos reta y nos empuja a escuchar el grito de dolor de nuestros hermanos y hermanas, desde diversos meses inmensos en la guerra.
Ninguna fe, sea la cristiana o la musulmana, permite la violencia, el homicidio, el robo, el saqueo, el ¡estupro. Lo condenamos con firmeza.
Pedimos perdón para todos nuestros fieles, sean cristianos o musulmanes, que han hecho el mal. Para todos los que han robado, saqueado, matado, amenazado a los demás. Para todos los que se han aprovechado de la situación para enriquecerse, o para vengarse...
No queremos que nuestro país, desde hace tiempo caracterizado por la convivencia serena y constructiva de hombres y mujeres de diversas etnias y religiones, caiga en la pesadilla de guerras entre etnias y religiones distintas.
Lanzamos esta llamada:
A nuestros hermanos y hermanas en la fe:
● Invitamos a todos a la fidelidad a Dios y a su ley, y a una gran coherencia. Si todos los creyentes respetasen la ley de Dios, no habría ninguna guerra.
● Recordamos que Dios nos ha confiado la creación, y todos deben asumir las propias responsabilidades en las relaciones del país, y de los hermanos y hermanas que sufren.
● Pedimos a todas nuestras comunidades que se abran y se empeñen en el camino de la conversión del corazón, un requisito previo para cualquier cambio externo.
● Todos nosotros, cristianos y musulmanes invitamos a trabajar por el perdón y la reconciliación, para alejas las tensiones étnicas o religiosas.
A las autoridades:
● Os invitamos a recobrar rápidamente vuestra función y el puesto de trabajo. El estado de derecho es un prerrequisito para la paz.
● Recordamos a las autoridades civiles el deber de escuchar la propia conciencia. Queremos también recordar que cada uno debe responder directamente a Dios no solo por el mal que ha hecho, sino también por el bien que no querido hacer.
● Recordamos que toda mujer y todo hombre que cree en Dios y que tiene responsabilidades públicas, debe respetar la propia fe y la ley de Dios.
● Que las autoridades civiles y militares respeten el juramento de servir al país que tan tomado solemnemente. Sean hombres y mujeres honrados, tengan una actitud de servicio y de respeto a todos, de cualquier etnia, religión, sexo o partido político.
● Algunos sectores del Estado son más sensibles que otros, en particular la salud y la instrucción. El Estado tiene un debe específico, que es el de pagara los propios funcionarios. Pero hay también obligaciones por parte de los funcionarios. Invitamos a todos a volver al trabajo, y entonces la confianza y el respeto retornarán.
A los elementos de la Séléka (rebeldes)
● Como autoridades religiosas, rogamos por vuestra conversión, para que acabe esta larga serie de crímenes, homicidios, estupros, saqueos.
● Respetad la ley de Dios, de modo que a través de la buena voluntad, la violencia y el odio se transformen en amor, justicia y paz.
● Pedimos a los hombres armados el respeto de la persona humana, el respeto por el Estado y sus funcionarios. El respeto por todos, sobre todo las mujeres, los enfermos y los niños.
● Recordamos a los rebeldes de la Séléka que hay un Estado y debe volver  al trabajo, y debe tener los medios humanos y financieros. El desarrollo de un país no es por medio de las armas, el robo y el saqueo.
A las mujeres:
● Todos nosotros, cristianos y musulmanes, reconocemos que las mujeres son expresamente las que han sufrido más entre la población. Como hijas, madres, esposas lleváis una pesada carga. Os deseamos un vida digna, y rezamos para que vuestros hijos, hermanos y maridos puedan encontrar, gracias a vuestras oraciones y a vuestra fidelidad a la ley de Dios, la alegría de vivir una vida digna.
 A los jóvenes:
● Para vivir en Centro África, ahora, se necesita mucho valor. Después de los acontecimientos de los últimos meses, el país ha profundizado en la miseria. Es difícil mantener viva la esperanza. Os anunciamos ahora un vuelta a la eperanza de los que creen en Dios, de modo que no os desaniméis, sino que estéis en disposición de empeñaros por construir un nuevo país.
● No cojáis el camino de la violencia, de la venganza, del dinero fácil, del robo, del estupro, de la droga, de las armas. Este es un camino de muerte.
● Tomad con valentía el camino de la escuela, que puede garantizar un futuro mejor. Tened pasión  por el trabajo.
Finalmente, a los padres, les decimos; pensad en el futuro de vuestros hijos, mandadles a la escuela. Es un derecho y un deber.
Dios bendiga los esfuerzos de cada uno por la restauración de la paz, de la justicia y de la cohesión social en  nuestra región en particular y en la República Centroafricana.

 


 


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario