Páginas vistas en total

domingo, 26 de mayo de 2013

Después de dos meses...



El domingo por la mañana, un joven a quien conozco bien, me cuenta algo que le sucedió el día anterior. Él es técnico de telefonía móvil. Después de haber estado en Mbaiki (100 kilómetros de Bangui) para su trabajo, estaba de vuelta a la capital con otras personas, cuando se han cruzados unos coches. El conductor, deslumbrado por los faros, hizo señales con la luz una vez. Desgraciadamente eran ocho coches llenos de rebeldes (Seleka). Al llegar cerca de los coches, los rebeldes los han parado y un coronel (todos son o coroneles o generales...) se ha acercado a ellos amenazando con la pistola al conductor, que se había permitido dar señalas con los faros. Le ha pegado y hablando en árabe, le ha amenazado más veces. Al fin un persona que estaba con los rebeldes (que la estaban dando escolta) ha intervenido para que lo dejaran.

El conductor estaba herido en la cabeza, a causa de los puñetazos y de los golpes dados con la culata de la pistola y de una metralleta. Después de haberle curado, han marchado hacia Bangui...

El joven me ha escrito: “Personalmente no he dido golpeado, pero he quedado herido por el hecho de tener que asistir a la tortura de un ser humano, sin poder hacer nada”.

Es lo mismo que demuestro, que nos damos cuenta ante lo que está sucediendo en Centro África.

Un golpe de estado, como ha habido en la historia de Centro África. ¡Pero esta vez es peor! Después de dos meses, continúan los saqueos, los disparos, los asesinatos, las violencias.

La llega de los rebeldes  ha desencadenado tolo lo peor que hay en el país:

    La huida de los funcionarios estatales
    La huida de los militares y de las fuerzas del orden
    La clausura de las escuelas y de todas las oficinas públicas
    La aparición de delincuentes y vándalos, que roban, saquean y vacían literalmente las casas
    Las tensiones étnicas y, sobre todo, religiosas

Es difícil moverse, bien sea porque los rebeldes han robado centenares de coches (entre los que hay uno nuestro y otro de la comunidad de Bouar), o porque se teme que haya encuentros  horribles

Los hurtos y los saqueos están a la orden del día. En Bangui, una viuda, madre de cuatro hijos (ha visto llegar a los rebeldes) ya lo había perdido todo en los saqueos de 2003. Le han llevado una parte de los muebles. El día después, mientras estaba ausente, han vuelto, han vaciado completamente la casa y la han ocupado de modo estable. ¡La viuda ha tenido que abandonarla!

Por desgracia, estas historias están a la orden del día. Y la misma suerte han tenido algunos hospitales, escuelas, oficinas de la administración, estaciones de gasolina, casas  privadas, iglesias y conventos, sedes de ONG…

Las escuelas están cerradas desde hace meses. El personal docente ha huido, y los pocos que se han quedado temen convertirse en objeto de hurtos por parte de los rebeldes. Por otra parte, ¡las casas del estado están vacías! Ya había poco, antes de la llegada de los rebeldes. Pero con el golpe de estado los primeros  en arrebatar y vaciar han sido los rebeldes... ¡Todo! Hasta las estaciones de carburante: vendían el gasóleo y la gasolina que representan una de las principales entradas del balance estatal. Esto significa que los salarios de los estatales no se han pagado...

Además de todo esto, hay otros elementos preocupantes:

    · La ingerencia del Chad y  Sudán: la mayor parte de los rebeldes son extranjeros, no hablan el sango (la lengua nacional), sino solo árabe...

    · El control del subsuelo, en particular del petróleo: el primer ministro del nuevo gobierno, es el del petróleo (que antes no existía…)

    · La falta de todo control sobre los rebeldes:  la semana pasada, uno de ellos, me dice: 1): nosotros somos rebeldes; 2): estamos en guerra; 3): esta es una provincia del Chad

    · La falta de programas de desarrollo:  Centro África, en 50 años de su independencia, JAMÁS ha construido una escuela con dinero del Estado…

    · El elemento islámico: más de la mitad de los ministros del nuevo gobierno son musulmanes (que solo son el 15%). Los saqueos han tenido como víctimas, sobre todos, los no musulmanes (y en particular la Iglesia Católica). Todo esto es preocupante, para un país que ha tenido hasta ahora un buen nivel de convivencia…

    · El bloqueo de todas las actividades comerciales y económicas. Y la perspectiva de la huida de todos los investigadores, que se han visto saqueados y amenazados

Hay un salmo que me resuena precisamente en el corazón, en estos días de tensión y miedo: “Cuando fallan los cimientos, ¿qué podrá hacer el justo?” (Salmo 11, 3)

Precisamente, durante estos meses, respecto a la gente y en particular a los jóvenes: "¡¡¡Es necesario reflexionar!!!”. Si el país está en esta situación, también es porque no se han afrontado los problemas.

Frente al 51,4% de analfabetos, en clases con más de cien alumnos, en una justicia que no funciona, sino contra los débiles, en una política que solo intenta el propio provecho, en una sanidad interesada antes en las carteras y después en el enfermo…. “¿qué podrá hacer el justo?”.

Está claro que hay un trabajo enorme de formación que hacer. En todos los niveles. También por esto es por lo que no queremos dejar el país, y también por esto ¡tenemos abiertas las escuelas!

¡Y por eso gritamos! Centro África es poco conocida. Tiene muy poco peso internacional.

La noticia más importante de estas últimas dos semanas, respecto a Centro África... ¡era la muerte de veintisíes elefantes! Es importante, de acuerdo, pero al menos ha habido trescientas muertes civiles desde el 24 de marzo, estupros, heridos y saqueos….

Centro África corre el peligro de quedar abandonada a sí misma, y convertirse en un infierno. Si hablamos, escribimos, gritamos. alguien se para y escucha… y puede hacer algo.

La Iglesia, especialmente por voz de obispos animosos como el arzobispo de Bangui, es una de las raras voces que desde el interior sigue removiendo las conciencias …

Y queremos seguir hablando y trabajando para que en el futuro no sucedan más estas cosas.


ESTA SEMANA TAMBIÉN LA AYUDA A LA IGLESIA QUE SUFRE SE HA INTERESADO EN BOZOUM. AQUÍ EL LINK






No hay comentarios:

Publicar un comentario